Región:
Mundo
Categoría:
Sociedad

Papa Francisco: "Pienso en Santa Sofía y estoy muy dolido"

  • Papa Francisco: "Pienso en Santa Sofía y estoy muy dolido"
    En su corta declaración el Papa no mencionó ni a Erdogan, ni al hecho de que esta obra mayor del siglo VI construida por los bizantinos, considerada patrimonio mundial de la Unesco, se transformará en mezquita.  Papa Francisco: "Pienso en Santa Sofía y estoy muy dolido"

El Papa se ha mostrado "muy dolido" ante la decisión del Gobierno de Recep Tayyip Erdogan de convertir en mezquita la antigua iglesia bizantina de Santa Sofía de Estambul, que desde 1934 es un museo, perdiendo así su carácter laico.

 

"El mar me lleva lejos, a Estambul. Pienso en Santa Sofía y estoy muy dolido", ha señalado el Pontífice durante el rezo del Ángelus desde la Plaza de San Pedro Francisco ha mostrado así sus pensamientos en referencia a la decisión de la justicia turca que abre a puerta a la reconversión del templo en mezquita para el culto musulmán.

En su corta declaración el Papa no mencionó ni a Erdogan, ni al hecho de que esta obra mayor del siglo VI construida por los bizantinos, considerada patrimonio mundial de la Unesco, se transformará en mezquita. 

Otros líderes de Iglesias cristianas, como el patriarca ecuménico de Constantinopla, Bartolomé I y el Metropolita Hilarion del Patriarcado Ecuménica de Moscú, sí habían expresado su clara oposición a la transformación de la emblemática Santa Sofía en una mezquita y habían reclamado que mantuviera su estatus de museo, que se remonta a 1934, por una decisión de Mustafá Kemal Ataturk, líder de la entonces joven república laica turca.

Santa Sofía  fue construida en el siglo VI como un templo cristiano en el sitio donde se habían levantado anteriormente dos templos bizantinos, en Constantinopla (hoy Estambul), por voluntad del emperador Justiniano.

En la Navidad de 537, era el mayor templo de la cristiandad. Después del cisma entre la Iglesia de Oriente y Occidente de 1054, se convirtió en la sede de la Iglesia oriental ortodoxa. Cuando los Otomanos conquistaron Constantinopla en 1453, la convirtieron en una mezquita. Luego, en 1934, Mustafa Kemal Ataturk, el padre de la Turquía moderna, que promovía una visión secular del Estado, transformó a Santa Sofía en un museo, abierto a todas las creencias y no propiedad de ninguna religión. Así, pasó a ser el museo más visitado del país, con más de 3 millones de visitantes el año pasado.