Región:
Europa
Categoría:
Personajes

Milán recobra el encantó y el estilo que caracterizó a esta ciudad de Italia

  • La Galería "Vittorio Emanuele” recobra vida como punto de encuentro por excelencia de Milán. Foto: Pablo Munini @pablomunini
    Marco Pedron y Roberta Vancini La Galería "Vittorio Emanuele” recobra vida como punto de encuentro por excelencia de Milán. Foto: Pablo Munini @pablomunini
  • La Galería "Vittorio Emanuele” recobra vida como punto de encuentro por excelencia de Milán. Foto: Pablo Munini @pablomunini
    Marco Pedron, “Pastry Chef“ del restaurante de Carlo Cracco La Galería "Vittorio Emanuele” recobra vida como punto de encuentro por excelencia de Milán. Foto: Pablo Munini @pablomunini
  •  En su florería de Via Disciplini,  Roberta Vancini es otro ejemplo de quienes trabajan por devolver el encanto a Milán. Foto: Pablo Munini @pablomunini
    Roberta Vancini En su florería de Via Disciplini, Roberta Vancini es otro ejemplo de quienes trabajan por devolver el encanto a Milán. Foto: Pablo Munini @pablomunini
  • La Galería "Vittorio Emanuele” recobra vida como punto de encuentro por excelencia de Milán. Foto: Pablo Munini @pablomunini
    La Galería "Vittorio Emanuele” de Milán La Galería "Vittorio Emanuele” recobra vida como punto de encuentro por excelencia de Milán. Foto: Pablo Munini @pablomunini
Región:
Europa
Categoría:
Personajes
Autor/es:
Por Pablo Munini @pablomunini
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

Marco Pedron y Roberta Vancini: El ejemplo de dos italianos, como tantos otros anónimos, en la primera línea de la reapertura, para devolver el estilo, el savoir faire y el refinado encanto de la capital lombarda.

La ayuda que no llega del Estado mantiene muchas actividades comerciales en Milán sin volver a abrir, sin embargo figuras destacadas que dan un contenido esencial a la distinción y al buen gusto de la ciudad, están de nuevo en la primera línea trabajando, dando el ejemplo, transmitiendo el necesario entusiamo que permita dar vuelta la página y concluir este capítulo triste de nuestra  historia.

La Galería "Vittorio Emanuele", inaugurada hace más de 130 años, es llamada "il salotto di Milano", o “el salón de Milán”, es un punto de encuentro por excelencia. Alberga en su interior elegantes tiendas que ofrecen desde alta costura y joyas, libros y pinturas, así como restaurantes, cafeterías y bares. Ahí se encuentran algunos de los establecimientos más antiguos de Milán, como el histórico Café Biffi, el sofisticado restaurante Savini, la platería Bernasconi, el modernista bar Zucca y la primera tienda de Prada.

En los tiempos que para todos eran normales era casi imposible atraversar en ciertas horas del día la galería porque era el punto de Milán con mayor afluencia de personas.

El tan esperado “desconfinamiento” llegó el día 18 de Mayo, sin embargo los antiguos y célebres establecimientos mencionados permanecen aún cerrados. Lo mismo ocurre en muchas otras zonas y calles centrales de la tradicionalmente activa ciudad lombarda.

“Cracco in galleria” el restaurante de Carlo Cracco, el chef más “étoilé” de Italia, uno de los últimos llegados al “salotto” es el único abierto y la cantidad de comensales que se ven en el local se transforman en un estímulo para el comienzo de una nueva etapa.

En las mesas externas conversando con algunos clienes  divisó un señor luciendo un “Toque Blanche “, lo saludo a la distancia y lo invito a posar para la cámara; no duda en venir hacia mi y me saluda con la humildad  y simplicidad de un grande. Se trata de Marco Pedron, “Pastry Chef“ del prestigioso local, persona que trabaja codo a codo con el mismo Carlo Cracco.

Quienes frecuentan regularmente el bistrot de Cracco en la galería conocen muy bien a Marco, quien con celo y poco furtivamente controla minuciosamente “brioches “ y porciones para que todo este siempre en orden. Cuando le preguntan el motivo, Marco explica el preciso mecanismo de relojeria con el cual trabaja: “Quienes elijen nuestro local deben tener a su disposición lo mejor de nuestra pastelería. Por esta razón, nunca haremos más de seis o siete brioches y diez cañones a la vez para evitar la oxidación de las cremas”.

Marco Pedron, nacido en Milan en 1981, es discípulo de Luigi Biasetto, para quien dirigió la logística del resturante en Bruselas.Cuenta también en su brillante pasado con una experiencia en el prestigioso hotel “ Principe de Savoia “ , donde se alojan reyes y presidentes y en Princi trabajando entre Londres y Milán.

A pocos centenares de metros de distancia, el también activo Corso Italia sufre la inmovilidad de este lento retorno. En Via Disciplini, Roberta Vancini, me recibe en su florería “Rêve“ con una cálida sonrisa mientras atiende a clientes.

Roberta era una gerente de negocios del sector de la moda de lujo, primero en Bulgari, luego en Damiani, marcas top de Joyas. A los 50 años sin embargo, decidió cambiar vida para dedicarse a su pasión: la naturaleza. Todo había sido minuciosamente detallado para inaugurar su boutique de floreria al inicio de Marzo, para lo cual había invertido los ahorros de toda su vida.
“Rêve”, sueño en francés , es interrumpido por el “lock down” del coronavirus. Pero no muere y así el 18 de Mayo cuando finaliza el cierre de las actividades comerciales Roberta abre las puertas de su negocio y el “sueño “ empieza a tomar forma. “Rêve” quiere recrear un rincon de “naturaleza” en pleno Milan, una tienda conceptual de flores , plantas y cosas hermosas que calientan el alma.