Región:
Europa
Categoría:
Sociedad

Los italianos ya viven la 'dolce libertà'

  • Los italianos ya viven la 'dolce libertà' .  Foto: Pablo Munini
    Los italianos ya viven la 'dolce libertà' . Foto: Pablo Munini
  •  Paolo Polli, uno de los de 50 propietarios de restaurantes que participaron en el reclamo de "sillas vacías" cerca del Arco della Pace, sigue en huelga de hambre. Foto: Pablo Munini
    Los italianos ya viven la 'dolce libertà' Paolo Polli, uno de los de 50 propietarios de restaurantes que participaron en el reclamo de "sillas vacías" cerca del Arco della Pace, sigue en huelga de hambre. Foto: Pablo Munini
  • Los italianos ya viven la 'dolce libertà' .  Foto: Pablo Munini
    Los italianos ya viven la 'dolce libertà' . Foto: Pablo Munini
  • Los italianos ya viven la 'dolce libertà' . Foto: Pablo Munini
    Los italianos ya viven la 'dolce libertà' . Foto: Pablo Munini
  • Los italianos ya viven la 'dolce libertà' .  Foto: Pablo Munini
    Los italianos ya viven la 'dolce libertà' . Foto: Pablo Munini

Reabrieron tiendas, bares, restaurantes y peluquerías en Milán.
El gobierno italiano va a reabrir a partir del 3 de junio sus fronteras a los turistas de la Unión Europea

Milán.- Fue el momento más esperado y se vivió con una multitud de personas en las calles. Igualmente se produjo con mayor serenidad de lo esperado. 

Nuestro corresponsal en Italia, Pablo Munini, caminó por las calles más activas de la ciudad de la moda y se sorprendió al constatar un número importante de restaurantes cerrados.

Dueños de restaurantes y trabajadores autónomos se encuentran en una posición activa de protesta.

Los negocios de ropa existentes a lo largo del vital Corso Buenos Aires, sin embargo, recibieron la visita de muchos clientes obligados a respetar rígidas normas de sanidad pero beneficiando de altos descuentos promocionales como en las épocas de los saldos de final de estación.

Las peluquerías por su parte trabajaron sin pausa extendiendo el trabajo a horarios más prolongados de lo habitual. La  próxima semana podrán abrir sus puertas inclusive los domingos y los lunes.

El futuro por venir será para el comercio de Milán de gran sacrifico.

El comercio minorista pagará una factura pesada con una pérdida de 4.200 millones de euros en volumen de facturación: 40% menos que en una situación normal.