Región:
Europa
Categoría:
Sociedad
Article type:
Opinión

Se cumplen 31 años de la caída del Muro de Berlín

  •  Se cumplen 31 años de la caída del Muro de Berlín
    Foto: Pablo Munini @pablomunini Se cumplen 31 años de la caída del Muro de Berlín
  •  Se cumplen 31 años de la caída del Muro de Berlín
    Foto: Pablo Munini @pablomunini Se cumplen 31 años de la caída del Muro de Berlín
  •  Se cumplen 31 años de la caída del Muro de Berlín
    Foto: Pablo Munini @pablomunini Se cumplen 31 años de la caída del Muro de Berlín
  •  Se cumplen 31 años de la caída del Muro de Berlín
    Foto: Pablo Munini @pablomunini Se cumplen 31 años de la caída del Muro de Berlín
  •  Se cumplen 31 años de la caída del Muro de Berlín
    Foto: Pablo Munini @pablomunini Se cumplen 31 años de la caída del Muro de Berlín
Región:
Europa
Categoría:
Sociedad
Article type:
Opinión
Autor/es:
Por Pablo Munini @pablomunini
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

Alemania celebra el 31 aniversario de la caída del Muro de Berlín, un evento que marcó el comienzo del fin de la Guerra Fría y la reunificación del país.

Una fria mañana de Noviembre de 1989 ordenaba el desayuno en Londres y al abrir el diario enmudecía.
¿Se siente bien? me preguntaba el inconmovible mozo inglés. Se ha puesto pálido, agregaba.
Ha caído el muro de Berlín,  alcanzaba  apenas a balbucear y volvía a enmudecer , no pudiendo creer lo que estaba leyendo.

Mi pasaporte argentino llevaba el sello de la visa del consulado británico de Berlin con la fecha del 2 de Noviembre 1989. Había estado en Berlín hasta pocos días antes  de un hecho que daría incio a un nuevo capítulo de la historia de nuestro tiempo . 

El destino me llevaba a Londres, en lugar de hacerme permanecer en Berlin para ser testigo de la historia. 
Recuerdo perfectamente la tarde en que caminé durante muchas horas a lo largo del muro  que era interminable asi como el  día en que con una “visa “ que duraba sólo un día crucé a “ Berlin  del Este.” 

En Alexanderplatz personas solitarias hablaban en los cafés  en voz alta con ellos mismos y los restaurantes  estaban vacíos con todas las mesas que tenían un  cartel de “ reservado “. Los restaurantes eran del Estado y para alejar a quienes llegaban a comer y evitar trabajar  los camareros usaban el artilugio  de  “ reservar “ ellos mismos todas las mesas.

Al final de  la tarde asistí en el teatro de la Opera  a una representación de la obra  “ Salomé “ de Richard Strauss y salí  luego del teatro con el tiempo justo , necesario  para tomar el último subte que me llevaría de nuevo a Occidente.

De aquel viaje a Berlin me quedó solo la fotografia de un hombre que practica jogging a lo largo del muro , el resto se convirtió en recuerdos que pueden ser reconstruidos por la nostalgia y la imaginación,
30 años despues , en Agosto de del año pasado regresé a Berlin y me alojé en la zona de Alexanderplatz.
La famosa plaza ahora esta poblada de gigantescas tiendas y centros comerciales, y en los bares ya no están esas almas solitarias de antaño sino  jóvenes aislados en el mundo de sus smarts phones.

Me muevo por la ciudad con los antiguos parámetros de una ciudad que estaba  dividida, que representaba dos mundos. Percibo que nadie me entiende.Para los jóvenes taxistas descendientes de inmigrates provenientes de muchos países del mundo Berlín es hoy una sola ciudad y se sorprenden ante mi forma de dividirla en Este y Oeste.

El 12 de agosto visito el legendario "Checkpoint Charlie" y siento que he reconquistado aquel año 1989 que parecía haber quedado sepultado en el tiempo.

Acostado en la calle , con la "línea blanca" del límite fronterizo cruzando su cuerpo, Carl Wolfgang Holzapel rememoraba  el aniversario de su heróico gesto que sucedió el 13 de agosto de 1989.

Carl Wolfgang Holzapel fue el mayor activista contra el Muro de Berlín desde su creación en 1961 hasta su caída .Tiene ahora  75 años y el pelo blanco, pero aún siente  la fuerza del llamado por la unión de Berlin y por la libertad.
 
Dejo escapar un suspiro de alivio, mi regreso a Berlin recobra sentido.

La presencia ante mí de un gigante de la libertad ha justificado mi regreso y de alguna manera me redime del error juvenil de dejar Berlín en 1989 en vísperas de la caída. 

Pongo mis manos en la calle donde Carl ahora está recreando la historia, y casi puedo sentir los golpes de los picos que estan derribando el “muro”.

Y dejo Berlin sin poder acostumbrarme a distiguir sus zonas según la división de  Este y Oeste.
Pienso sin embargo que concebir la gloriosa Berlin de este modo es respetar y rendir tributo a cada anómimo ciudadado que como Carl Wolfgang Holzapel luchó tal vez durante toda su vida por reunificarse con la libertad y con su destino.