Región:
Argentina
Categoría:
Negocios

Presentan en Argentina un protector de superficies contra coronavirus y superbacterias por nanotecnología 

  • Presentan en Argentina un protector de superficies contra coronavirus y superbacterias por nanotecnología 
    Presentan en Argentina un protector de superficies contra coronavirus y superbacterias por nanotecnología 

Se trata de un nanorevestimiento de fácil aplicación que actúa por principio físico (no químico) y protege a las superficies por un año de todo tipo de bacterias, hongos y virus. Presentado por la empresa argentina Dornoch y con seguridad y eficacia testeadas, permite sanitizar desde superficies rígidas hasta telas y es aplicable en industria, salud, transporte, hogar y otros múltiples usos.

Un revolucionario protector de muy fácil aplicación, presentado en América latina por la empresa argentina Dornoch, permite mantener libre de todo tipo de bacterias, hongos y virus a superficies rígidas, flexibles y hasta telas, con las más diversas aplicaciones: salud, industria, transporte, hogar, escuelas y muchas otras. Con una única aplicación, el novedoso nanorevestimiento –denominado Liquid Guard– creado en Alemania y aprobado bajo estándares tanto europeos como locales, mantiene a las superficies sanitizadas por un año liberándolas incluso de los agentes más peligrosos, como superbacterias intrahospitalarias KPC y Staphilococus aureus, Escherichia coli –todas ellas con más de un 99% de eficacia– y coronavirus.
Esta solución efectiva, versátil y duradera viene a modificar definitivamente los estándares en bioseguridad de todo tipo de ambientes, llevando tranquilidad a la hora de volver a abrir las puertas de locales y establecimientos -como complemento a las medidas de seguridad e higiene- cuando las autoridades sanitarias competentes lo dispongan.

Liquid Guard se aplica con paño directamente sobre la superficie a tratar, a la que cubre de una película fina e invisible capaz de inactivar a los microbios sin alterar la textura ni ofrecer toxicidad para la salud humana. Por su poder sanitizante y por la sencillez de su uso, en el mundo ya se está empleando en hospitales y sanatorios, canales de televisión, líneas de transporte público, centros de estética y todo tipo de lugares de trabajo. En Europa, por ejemplo, fue adoptado por cadenas de hotelería, ya que puede aplicarse en colchones, cortinas o almohadas como así también sobre superficies rígidas. Pero también permite proteger las superficies interiores y exteriores de los autos y a nivel doméstico.
Uno de sus aspectos más innovadores –que le permite, justamente, esa eficacia, versatilidad y duración– es que no actúa como los desinfectantes convencionales, ya que no funciona por acción química, sino física: es un revestimiento con base de dióxido de silicio diseñado con la más avanzada nanotecnología.

En medicina “la nanotecnología va ganando cada vez un terreno mayor, que va desde la posibilidad de generar nuevos medicamentos que se liberen donde necesitan, nano-robots que permiten tomar imágenes del interior de los vasos sanguíneos para hacer diagnósticos precoces, o nuevos materiales capaces de impregnar a otros materiales, permitiendo que catéteres o prótesis se mantengan desinfectados, o incluso evitar que los materiales e instrumental de laboratorio y de las salas de terapia intensiva sean colonizados por organismos multirresistentes”, explicó el doctor Omar Sued, médico infectólogo y presidente de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI).

Las nanotecnologías son la gran revolución actual en la ciencia de materiales. Se basan en las inéditas posibilidades técnicas que surgen cuando a ciertos materiales que son incluso de uso común –como el dióxido de silicio, que totalmente inerte– se les da texturas nanométricas, es decir, del orden de la millonésima de milímetro (10-9m o 0,000001mm). A esas dimensiones –mil veces menores incluso que las de los granos de polvo micronizados–, la materia adquiere propiedades que no son observables desde los sentidos, que sólo pueden percibir fenómenos de dimensión mucho mayor.

“La actual pandemia por coronavirus ha generado un antes y un después en la vida cotidiana, y uno de los aspectos más importantes de ese cambio es la exigencia de mayor bioseguridad”, sostuvo por su parte Andrés Morano, titular de la compañía argentina Dornoch.

La película que forma Liquid Guard sobre las superficies consiste en un “escudo” de partículas nanométricas que por su forma y su tamaño destruyen a los organismos microscópicos (bacterias y hongos) y submicroscópicos (virus), mientras que no son percibidas por la piel. Su acción no es bioquímica, lo que lo diferencia radicalmente de cualquier desinfectante, además de posibilitar su eficacia durante un año tras una única aplicación, un logro que hasta el momento no permitía ningún método desinfectante.
Aplicada sobre telas, la misma película tiene un efecto repelente de líquidos, y no permite el ingreso de humedad. Esto permite que, con la misma tecnología, se hayan elaborado algunos de los tapabocas más seguros que existen. Liquid Guard permite proteger, además, todos los dispositivos electrónicos (celulares, TV, teclados, pantallas, etc.).

Estándares internacionales
Al testear en Europa esta capacidad física de inactivar por contacto diferentes virus, el laboratorio alemán de virología Eurovir certificó que el producto presenta una eficacia del 90% al cabo de una hora de su aplicación, y luego un coeficiente de reducción logarítmico de 2,7, lo que representa una eficacia del 99,8% al cabo de 8 horas. En cuanto a su acción contra hongos patógenos, el laboratorio alemán de biomateriales Quality Labs probó Liquid Guard contra Aspergillus niger DSM 1988, demostrando que logra reducirlos en más del 78%. También demostró excelentes resultados contra varias especies bacterianas.
Como la seguridad del producto desde el punto de vista de la salud humana también es un aspecto decisivo, el producto fue testeado dermatológicamente en los laboratorios europeos  Dermatest, donde se certificó que no posee efectos tóxicos o irritativos de intolerancia y recibió la calificación de “Excelente”.