Región:
Europa
Categoría:
Política

España: Sánchez arranca la campaña pidiendo que el 10-N se vote “en masa y con más fuerza”

  • España: Sánchez arranca la campaña pidiendo que el 10-N se vote “en masa y con más fuerza”
    Ante 3.000 personas, Sánchez se ha comprometido este jueves a proteger al trabajador que falte a su puesto laboral de modo intermitente pero justificado tras una sentencia del Tribunal Constitucional que avala el despido en este caso y que el líder del PSOE ha tildado de “inaceptable”. España: Sánchez arranca la campaña pidiendo que el 10-N se vote “en masa y con más fuerza”


El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha arrancado este jueves la campaña electoral en Sevilla pidiendo que el 10-N se vaya a votar "en masa, con más fuerza y más rotundidad" y ha pedido votar socialista "para no tener que volver a las urnas en cuatro años".

En un acto en el barrio obrero de Pino Montano, bastión socialista, Sánchez ha demandado que ningún voto se quede en casa, se ha mostrado convencido de que "ahora lo vamos a lograr" y ha recurrido a la exhumación de Franco, que los socialistas quieren rentabilizar en las urnas, lo que ha puesto al público en pie.

Ante 3.000 personas, Sánchez se ha comprometido este jueves a proteger al trabajador que falte a su puesto laboral de modo intermitente pero justificado tras una sentencia del Tribunal Constitucional que avala el despido en este caso y que el líder del PSOE ha tildado de “inaceptable”.

Sánchez ha asegurado que con un Gobierno fuerte promulgará un cambio de los “aspectos más lesivos” de la reforma laboral, en el que se incluiría el extremo avalado por el Constitucional. Tras este comentario, que ha arrancado los aplausos del público, Sánchez ha insistido en la necesidad de un nuevo Estatuto de los Trabajadores, algo que hará si el 10-N obtiene las confianza de los ciudadanos y puede formar un Gobierno “fuerte y estable”.

El líder del PSOE ha arrancado la campaña de cara al 10-N en la misma provincia que eligió para el inicio de las elecciones generales de abril y donde consiguió un escaño más respecto de sus resultados de 2016, subiendo de 4 a 5 escaños, a costa de un descenso de apoyos para Unidas Podemos.

La elección de Sevilla para el inicio de la campaña busca por tanto retener el gran resultado logrado en abril. O en palabras de la ministra de Hacienda y cabeza de lista del PSOE por esta circunscripción, María Jesús Montero, que precedió a Sánchez en el uso de la palabra, que Sevilla vuelva a funcionar como “talismán”.

Montero. por su parte. ha hecho un llamamiento a la movilización y ha alertado de los intentos del PP, a través de una campaña de noticias falsas difundidas en redes sociales, de intentar desmovilizar el voto de izquierdas porque saben que, si la gente de izquierdas acude toda a votar, ganan las elecciones.

Sánchez ha incidido después en el mismo mensaje y ha acusado a los ‘populares’ de andar “enredando en los Facebook, Twitter y Whatsapp” haciéndose pasar por gente de izquierdas que simula estar indignada y decidida a no ir a votar, con el objetivo de alentar la desmovilización entre los votantes progresistas.

“No tiene remedio este PP. Se financiaban irregularmente y ahora hacen campañas en b”, ha denunciado antes de instar a que “ni un voto se quede en casa, ni se pierda en otras formaciones políticas”. “Quien quiera desbloquear la situación, aquí está el PSOE”, el único partido capaz de formar un Gobierno fuerte y con equipos y una hoja de ruta clara para transformar el país en los próximos años, ha remarcado.

“Llevamos muchos meses perdiendo el tiempo. El 10-N la disyuntiva es bien urgente: gobierno sí o sí, desbloqueo sí o sí y estabilidad sí o sí”, ha señalado Sánchez, para quien el principal problema que tiene España es el bloqueo político, ya que sin derribar antes ese “muro” no se podrán abordar retos como el empleo, el cambio climático, las pensiones o la carestía de la vivienda.

Frente a unas formaciones políticas que sólo tienen un proyecto “para las próximas dos semanas” y que consiste simplemente en “frenar al PSOE”, Sánchez ha expuesto parte de su hoja de ruta, que pasa, entre otras cuestiones, por derogar la actual ley educativa, fomentar la Formación Profesional, seguir subiendo el Salario Mínimo Interprofesional y atajar la precariedad en el empleo.

También ha puesto en valor la “capacidad de reacción” que, a su juicio, el Gobierno ha demostrado ante el “atropello arancelario” decretado por la Administración estadounidense de Donald Trump y que se ha traducido en medidas de protección para los jornaleros andaluces.

Medidas que demuestran, bajo su punto de vista, que cuando gobiernan los socialistas “el progreso es cosa de todos” porque no aceptan que “nadie se quede atrás”.

Aunque todas las encuestas dan al PSOE como primera fuerza el próximo 10 de noviembre, Sánchez ha alertado de que las elecciones no se ganan en las encuestas y ha recordado que, hoy por hoy, los socialistas tienen el mismo número de votos que el resto de formaciones políticas, esto es, cero.

A pesar de que la campaña no arranca de manera oficial hasta esta medianoche, en esta ocasión el PSOE no ha organizado ningún acto con motivo de la tradicional pegada de carteles y ha optado por la costumbre, cada vez más arraigada, de adelantar el mitin central de inicio de la campaña a la tarde anterior.

Por su parte, la secretaria general del PSOE de Andalucía, Susana Díaz, ha afirmado este jueves que “si hay una tierra que necesita ganar el 10 de noviembre y tener de presidente a Pedro Sánchez es Andalucía” para que haga de “contrapeso” ante el “trifachito” que gobierna en la comunidad andaluza.

Díaz ha dicho que los andaluces “somos los que más nos jugamos” en las próximas elecciones generales para “frenar” la “involución” que se está produciendo en Andalucía tras el acuerdo de gobierno firmado hace un año entre PP y Ciudadanos y respaldado por Vox.

Ante Sánchez, Díaz se ha mostrado segura de que en Andalucía “vamos a ganar bien” para que Sánchez sea presidente, aunque ha vaticinado que “no va a ser fácil” porque “tenemos enfrente a una derecha que va a hacer de todo”, con “juego sucio, trampas, difamación y mentiras”.

La expresidenta andaluza ha subrayado que “la derecha quiere que la gente no vaya a votar” y para ello “juegan con lo más sagrado de la democracia”, el voto.

Fuentes socialistas han cifrado en 3.000 los asistentes al mitin y han informado de que el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, que había llegado tarde, no han podido entrar en el pabellón del barrio de Pino Montano porque estaba lleno.

Díaz ha asegurado que en Andalucía, en las elecciones de diciembre pasado, que ganó el PSOE pero no pudo gobernar por el acuerdo entre PP y Ciudadanos respaldado por Vox, “fomentaron la abstención”. “Ahora no vamos a permitir que hagan lo mismo”, ha enfatizado.

“Quieren exportar a España el modelo andaluz”, ha afirmado Díaz antes de lamentar que sufrió “en carne propia” el acuerdo de gobierno andaluz, que se ha repetido en otros lugares como Madrid y Murcia, de forma que “blanquean” a la extrema derecha mientras que en el resto de Europa se unen para frenarla.