Región:
Mundo
Categoría:
Sociedad

Cohete chino fuera de control impactará en algún lugar de la Tierra en las próximas horas 

  • Cohete chino fuera de control impactará en algún lugar de la Tierra en las próximas horas 
    Identificado como Long March-5B Y2, los restos del artefacto giran por la atmósfera Cohete chino fuera de control impactará en algún lugar de la Tierra en las próximas horas 

Identificado como Long March-5B Y2, los restos del artefacto giran por la atmósfera y el área donde podría precipitarse se redujo en las últimas horas. Seguí en vivo la trayectoria del Long March 5b

 

El cohete chino que tiene en vilo al mundo se aproxima a la Tierra y todavía no está claro dónde impactará aunque en las últimas horas los expertos que monitorean su trayecto redujeron las áreas donde podría precipitarse. El Pentágono norteamericano y las autoridades espaciales europeas continúan el seguimiento continuo del artefacto diseñado por el régimen chino que está fuera de control. En las últimas horas expertos militares estadounidenses señalaron que el cohete Long March 5B podía caer en la superficie en algún momento el sábado.

Para ver seguirlo en vivo click acá 

Beijing, tras permanecer en silencio varios días, decidió restarle importancia al asunto asegurando que no había peligro. “La probabilidad de causar daños es extremadamente baja”, dijo el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores, Wang Wenbin. “La mayoría de los componentes se destruirán” al entrar en la atmósfera, agregó uno de los principales voceros de la propaganda de la autocracia china.

El pasado 29 de abril, China lanzó con éxito el primer módulo de su propia estación espacial, una carga con un peso de 22,5 toneladas. Para llevar todo ese material a la órbita terrestre fue necesario un cohete de proporciones gigantescas: el Long March 5B. Tan alto como un edificio de 18 pisos y con un peso de 849 toneladas, este cohete realizó con éxito su cometido. Pero, al contrario que otras sondas reutilizables, el Long March 5B es de un solo uso e, irremediablemente, algunos de sus componentes caerán de nuevo a la Tierra en los próximos días. El gran problema es que se desconoce el lugar y el momento exactos de la reentrada.

Desde la NASA precisaron que la trayectoria de la nave no se dio de forma regular y que ahora están en alerta por el lugar en que sus deshechos puedan caer, impactar y representar una amenaza. El cohete chino a a unos 27.700 km/h a una altitud de 300 kilómetros, algo que dificulta mucho conocer datos más precisos de la reentrada.

Si bien la mayoría de los desechos espaciales se queman en la atmósfera, este aparato es tan grande -tiene un peso superior a las 22 toneladas- que generó preocupación en los especialistas. Si permaneciera intacto -siento el planeta un 70% de agua- hay buenas posibilidades de que el cohete caiga en el mar, aunque no es seguro. Podría estrellarse en un área poblada o contra un barco.

En este contexto, el núcleo de 30 metros de altura del Long March 5B se prepara para una de las mayores reentradas incontroladas de la historia dado que no fue diseñada para ser dirigida, por lo que no tiene una trayectoria para caer en el mar en un punto predeterminado.

Esta no es la primera vez que China pierde el control de una nave espacial en su regreso a la Tierra. En abril de 2018, un laboratorio espacial Tiangong-1 se desintegró al reingresar a la atmósfera, dos años después de que dejara de funcionar. Las autoridades chinas negaron que el laboratorio estuviera fuera de control.