Región:
Europa
Categoría:
Sociedad

Boris Johnson anunció la reapertura de pubs, restaurantes, cines y museos

  • Boris Johnson anunció la reapertura de pubs, restaurantes, cines y museos
    A partir del 4 de julio reabrirán también los hoteles, las peluquerías, los museos, las galerías, los parques infantiles y los gimnasios al aire libre. Boris Johnson anunció la reapertura de pubs, restaurantes, cines y museos
Región:
Europa
Categoría:
Sociedad
Autor/es:
Por Reuters
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

El "premier" Boris Johnson ha proclamado "el fin de la hibernación nacional" por el coronavirus y ha anunciado la reapertura de los pubs, los restaurantes, los cines, los hoteles y los museos en Inglaterra a partir del 4 de julio, coincidiendo con el "recorte" de la distancia social de los dos metros a un metro. Su anuncio fue recibido a los gritos de "aleluya" por parte de los diputados conservadores en la Cámara de los Comunes.

En su discurso en el Parlamento, Johnson advirtió que la "relajación cautelosa" del confinamiento es en cualquier caso "condicional y reversible". "No podemos levantar todas las restricciones de una vez", recalcó el "premier", que urgió a los británicos a aplicar el sentido común y permanecer "vigilantes" durante la siguiente fase de la desescalada.

"El virus no se ha desvanecido y, como hemos visto en otros países, habrá rebotes que posiblemente nos lleven a tomar restricciones a nivel local", aseguró Johnson, como contrapunto al "optimismo cauteloso" que le llevó a proclamar: "La vida volverá a nuestras calles y a nuestras tiendas".

Horas antes de la intervención de Johnson, la Oficina Nacional de Estadística (ONS) difundió sus últimos datos, con 54.000 muertes vinculadas al coronavirus, en contraste con las 42.647 víctimas reconocidas oficialmente por el Gobierno británico. El Reino Unido es el cualquier caso el país europeo con más fallecimientos durante la pandemia y uno de los últimos en aplicar la desescalada.

El número de infecciones se estima hoy por hoy en unas mil diarias, en contraste con las 100.000 en el momento crítico de la pandemia a finales de marzo y primeros de abril. El confinamiento en el Reino Unido arrancó el 23 de marzo y fue uno de los más tardíos y relativamente permisivos en Europa (en contraste con los "cerrojazos" en España e Italia).

El coronavirus golpeó de una manera más paulatina y no desbordó al Servicio Nacional de Salud (NHS), que apenas se vio obligado a usar los hospitales de campaña. Aun así, Johnson (que llegó a contraer la enfermedad) se enfrentó a duras críticas por la tragedia oculta en las residencias de ancianos, por la falta de protección para el personal sanitario y por la tardanza en los tests y en los sistemas de rastreo. El Gobierno ha sido también criticado por permitir la apertura prematura de las escuelas de primaria en Inglaterra desde el 1 de junio.

Con un impulso renovado, Johnson puso un especial énfasis ante el Parlamento a la hora de justificar su decisión más controvertida: dejar en la mitad la distancia social de dos metros, que con tanto afán defendió hasta la semana pasada su asesor científico Patrick Vallance. El "premier" introdujo un nuevo criterio, "un metro "plus"", aplicado sobre todo a los pubs y los restaurantes: "Allá donde los dos metros no sean posibles, se deberán tomar medidas de mitigación para reducir la trasmisión y evitando el contacto cara a cara".

La segunda medida más esperada, la reapertura de los pubs en Inglaterra a partir del 4 de julio, ha causado protestas anticipadas en el sector, por la falta de información y por la supuesta pretensión -aún no confirmada- de obligar a los propietarios a comprobar la identidad de los clientes y a recabar sus números de contacto, ante casos de posibles rebrotes locales. Como en el caso de las escuelas, Escocia y Gales se han desmarcado del Gobierno central e impondrán su propio calendario de reapertura.

A partir del 4 de julio reabrirán también los hoteles, las peluquerías, los museos, las galerías, los parques infantiles y los gimnasios al aire libre. Los gimnasios a puerta cerrada, las piscinas y los clubs nocturnos no tienen aún una fecha anunciada de apertura.

A diferencia de sus intervenciones recientes, el líder laborista Keir Starmer decidió ejercer una oposición constructiva y dio la bienvenida a las medidas anunciadas por Boris Johnson, aunque prometió vigilarlas de cerca: "Creemos que el Gobierno está intentando hacer lo correcto, y en este sentido lo apoyaremos".