Región:
América
Categoría:
Sociedad

Más de 2 mil hondureños ingresaron a Guatemala en una nueva caravana migrante rumbo a EEUU

  • Más de 2 mil hondureños ingresaron a Guatemala en una nueva caravana migrante rumbo a EEUU
    Los migrantes se dirigieron a pie y subidos en diversos transportes que los apoyaban hacia la ciudad de Esquipulas, unos 213 kilómetros al oriente de la capital guatemalteca. Más de 2 mil hondureños ingresaron a Guatemala en una nueva caravana migrante rumbo a EEUU

Guatemala registró el paso de más de 2.000 migrantes hondureños miembros de una nueva caravana con rumbo a Estados Unidos en los últimos dos días en dos puestos fronterizos, informó este jueves una fuente oficial.

El Instituto Nacional de Migración de Guatemala confirmó que contabilizó a 662 hondureños en los pasos fronterizos de El Cinchado -colindante con la aduana hondureña de El Corinto- y 1.612 en Agua Caliente, ambos al noreste de Guatemala.

Los migrantes se dirigieron a pie y subidos en diversos transportes que los apoyaban hacia la ciudad de Esquipulas, unos 213 kilómetros al oriente de la capital guatemalteca.

El padre scalabriniano Mauro Verzeletti, director de la entidad no gubernamental Casa del Migrante, comentó a la Agencia EFE que unos 300 hondureños se encontraban la tarde de este jueves en las instalaciones de Ciudad de Guatemala, mientras que había unas 2.000 más en la sede de Esquipulas, que está a menos de 10 kilómetros de la aduana de Agua Caliente.

"Varios de los migrantes hondureños están caminando de Esquipulas hacia la capital y llegarán en la noche", mencionó Verzeletti a Efe, aunque admitió que desconocía cuántos podrían llegar a dormir en la capital y cuántos lo harán en la otra sede.

Verzeletti aseguró que, a diferencia de los migrantes de las primeras caravanas de octubre de 2018 y de las que hubo a inicios de 2019, la gente que integra las actuales "pareciera ser gente mucho más preparada profesionalmente y que, según lo que han dicho, no pueden vivir allá (en Honduras) por las extorsiones y la violencia".

Entre las personas que han ingresado a la Casa del Migrante, hay niños de hasta cuatro meses, contó el padre scalabriniano, que durante más de 21 años ha brindado refugio, alimentación y salud a los migrantes en la sede capitalina.