demandó a Walt Disney alegando que la compañía violó su contrato cuando ofreció la película en streaming al mismo tiempo que se proyectaba en los cines.