Región:
Europa
Categoría:
Política
Article type:
Opinión

Las elecciones presidenciales de Francia “Rebelde”

  • Las elecciones presidenciales de Francia “Rebelde”
    “La France Insoumise”. Francia Rebelde, es el nombre del partido político de izquierda de Jean-Luc Mélenchon, sin lugar a dudas el gran triunfador de las elecciones de ayer. Las elecciones presidenciales de Francia “Rebelde”
Región:
Europa
Categoría:
Política
Article type:
Opinión
Autor/es:
Por Pablo Munini @pablomunini
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

Una Francia "rebelde" al “elitismo"  de  Macron y otra “rebelde“ al peligro de la privación de libertades y a la llegada al poder de un gobierno hegemónico y soberanista intentarán establecer la diferencia el 24 de Abril. “La France Insoumise” de Jean-Luc Mélenchon, sin lugar a dudas el gran triunfador de las elecciones de ayer.

“La France Insoumise”. Francia Rebelde, es el nombre del partido político de izquierda de Jean-Luc Mélenchon, sin lugar a dudas el gran triunfador de las elecciones de ayer. Una diferencia muy ajustada ,  apenas  1,20 % con Le Pen lo dejaron afuera del “ Ballotage “, de la segunda vuelta.

La primera ronda de las presidenciales del Domingo 10 de Abril  en Francia han arrojado el siguiente resultado: Emmanuel Macron  27,60 % , Marie Le Pen 23,41 %, Jean Luc Mélenchon 21,95 %. Los tres suman más de siete de cada diez electores y aglutinan el voto útil de los ciudadanos. 

Mélenchon en su discurso repitió tres veces a sus seguidores: “No hay que dar ni un solo voto a la señora Le Pen”.

¿La aguja de la balanza depende entonces de la voluntad de Jean Luc Mélenchon ? La respuesta no parece ser tan simple. 

Algo sin embargo parece tener mayor certeza. El nombre elegido para su partido es muy significativo de la realidad política del país galo.

Los franceses se demuestran “ rebeldes “ a las política, a los políticos y a los partidos tradicionales.

No hay un partido con suficiente respaldo social , estar por debajo del 30 % de la preferencia popular no es en modo alguno indicativo de un alto  consenso social. La abstención ha sido muy alta y ha superado el  26 %. 

El catastrófico resultado de Hidalgo y Pécresse —candidatas de los dos partidos, el socialista y el republicano, que durante décadas vertebraron Francia— sentencia por otra parte el fin del tradicional sistema político francés.

La suma de los votos de los partidos contrarios al presidente Macron pone en evidencia además la existencia de un gran movimiento "antimacronista".

Francia revivirá de esta manera el 24 de abril el duelo del 7 de mayo de 2017, pero no será igual que hace cinco años. 

En 2017, el  actual presidente derrotó a su rival con un 66% de votos frente a un 34% de Le Pen.  Esta vez, se cree que conservará la victoria con una diferencia de pocos puntos porcentuales.

Francia de los ejecutivos europeísta y de los jubilados moderados  venció en la primera vuelta a la Francia más popular de los empleados y trabajadores que prefieren la soberanía nacional. Es el momento ahora de sumar otros votantes. 

Le Pen no ha cambiado sus convicciones , ha preferido enfocar la discusión a cuestiones más cotidianas y vitales para las población, asustando menos a la mayoría de los  franceses. Su campaña se ha centrado no en las temáticas  tradicionales de la extrema derecha como la  inmigración o la inseguridad, sino en el aumento de precios y en las medidas para mejorar  salarios y llegar a fin de mes.

La afirmación de Mélenchon “ ni un voto a Le Pen “  puede curiosamente tener el efecto contrario ; el descontento popular frente a un presidente visto por muchos como un “ elitista “ puede canalizarse en votos que desde la izquierda van a Le Pen o bien se transforman en un abstencionismo ideológico.

Por su  lado Macron se reivindica ahora como el presidente europeísta frente a una candidata inexperta en la gestión pública, amiga de la Rusia de Vladímir Putin y llama a unirse en “un gran movimiento político “ acercándose a los lideres de izquierda y derecha  para construir una “ acción común “. Esta iniciativa  puede sin embargo no ser nada más que un nuevo método de “ faire barrage “ (bloquear ) en forma activa al acceso al poder de la extrema derecha de Le Pen. 

Una Francia "rebelde" al “elitismo"  de  Macron y otra “rebelde“ al peligro de la privación de libertades y a la llegada al poder de un gobierno hegemónico y soberanista intentarán establecer la diferencia el 24 de Abril.

En 2002 los mandatos presidenciales pasaron de siete a cinco años. Desde que se abrevió el mandato, ningún presidente en el cargo ha salido reelegido. Nicolas Sarkozy perdió ante François Hollande y, cinco años después, este último renunció a la candidatura.

Emmanuel Macron el presidente más joven de la historia republicana francesa , no lo  dudo , pasará también a la historia por  ser el primero en poder repetir el “quinquenato” presidencial.

Un desafío para nada simple  y un gran gesto de coraje en un continente envuelto en el conflicto bélico más grave desde el fin de la segunda guerra mundial.