Región:
Europa
Categoría:
Sociedad

Madeleine McCann: A 13 años de la desaparición hay un nuevo sospechoso

  • Madeleine McCann: A 13 años de la desaparición hay un nuevo sospechoso
    Kate y Gerry McCann, en 2012. Ahora la fiscalía de Brunswick investiga a un ciudadano alemán de 43 años sospechoso de asesinato", declaró la policía federal mediante un comunicado.  Madeleine McCann: A 13 años de la desaparición hay un nuevo sospechoso

La policía alemana anunció que investiga a un nuevo sospechoso en el caso de la desaparición de la niña británica Madeleine McCann en 2007 en Portugal, un caso que conmocionó a la opinión pública europea. "En relación con la desaparición de la niña británica Madeleine Beth McCann, de tres años, la fiscalía de Brunswick investiga a un ciudadano alemán de 43 años sospechoso de asesinato", declaró la policía federal mediante un comunicado. 

El sospecho es un delincuente sexual que ya fue condenado en varias ocasiones, en particular por haber abusado sexualmente de menores. Actualmente se encuentra cumpliendo una larga condena "por otro asunto", precisó la policía tras difundirse en el Reino Unido la apertura de investigación, resultado de la cooperación de policías alemana, británica y portuguesa. A lo largo de 13 años, el caso de la pequeña Madeleine ha dado numerosos giros y ha provocado grandes decepciones. Centenares de personas han sido interrogadas, tanto por la policía portuguesa como por Scotland Yard.  

Los investigadores alemanes han descubierto que el sospechoso vivió en el Algarve portugués entre 1995 y 2007, ocupando durante un tiempo una vivienda situada entre Lagos y Praia da Luz, cerca de donde desapareció Madeleine en 2007.
El sospechoso se mantenía durante este tiempo a través de trabajos ocasionales en el sector de la hostelería, aunque también hay indicios de que se financiaba a través de delitos como robos en hoteles y apartamentos de vacaciones y tráfico de drogas, según la BKA.
En su comunicado la BKA precisa que al ciudadano alemán se le investiga por el cargo de "sospecha de asesinato" de la niña británica. La fiscalía de Braunschweig, que ha anunciado que hará declaraciones a los medios este jueves, tiene competencia sobre el caso dado que es en ese distrito donde el sospechoso tuvo su último domicilio en Alemania. Llamada telefónica desató sospecha. 
La Policía Federal Alemana, que de acuerdo con el comunicado está cooperando estrechamente con la Metropolitan Police británica y con la Polícia Judiciária portuguesa, solicita además la colaboración del público para facilitar informaciones que puedan ayudar a la investigación. De acuerdo con las informaciones publicadas en la página web de la policía, se busca principalmente a testigos que puedan aclarar dónde se encontraba el sospechoso el día de los hechos, el 3 de mayo de 2007, entre las 21:10 y las 22:00 horas de la noche. Según han revelado hasta ahora las investigaciones, el hombre conducía probablemente un Jaguar XJR 6 de color oscuro o un VW T3 Westfalia de color claro; en el lugar de los hechos lo sitúa "con una probabilidad rayana en la certeza" una llamada telefónica realizada desde un número móvil portugués a una persona desconocida. Dado que el receptor de esta llamada podría ser un testigo importante para el caso, la policía difunde en su página web el número de teléfono móvil con la esperanza de recibir indicios. En mayo de 2019, medios locales portugueses informaron de que un ciudadano alemán, condenado por el asesinato de tres niños y descartado como sospechoso por Scotland Yard en 2011, estaba siendo investigado en relación con el "caso Madeleine".
El caso, que conmocionó a Europa, ha desembocado hasta ahora en más de 2 mil diligencias policiales, 500 búsquedas en la zona y 12 mil páginas de proceso que sin embargo no han conseguido por el momento arrojar luz sobre lo que fue de Madeleine.

Caso Madeleine McCann: 
El 3 de mayo de 2007 desapareció de su habitación, en un bloque de apartamentos en la costa de Praia da Luz, en el sur de Portugal, donde pasaba las vacaciones con su familia.
Los propios padres de la niña, Gerry y Kate McCann, fueron detenidos y finalmente exonerados durante la investigación, que acabó con el despido del inspector jefe portugués encargado del caso.
Tras ser cerrado en 2008, la policía portuguesa volvió a abrir el caso cinco años después, sin éxito. El caso ha desembocado hasta ahora en más de 2 mil diligencias policiales, 500 búsquedas en la zona y 12 mil páginas de proceso.