Región:
India
Categoría:
Política

India: Discurso del Primer Ministro Narendra Modi en la sesión de inauguración del Diálogo Raisina 2021

  • India: Discurso del Primer Ministro Narendra Modi en la sesión de inauguración del Diálogo Raisina 2021
    Narendra Modi India: Discurso del Primer Ministro Narendra Modi en la sesión de inauguración del Diálogo Raisina 2021

No es demasiado tarde, incluso en este momento. Los errores e irregularidades de las últimas siete décadas no tienen por qué limitar nuestro pensamiento a futuro. La pandemia de Covid-19 nos ha brindado la oportunidad de darle una nueva forma al orden mundial, de reorientar nuestro pensamiento.

 

¡Excelencias!

¡Amigos, Namaskar!

Esta edición del diálogo Raisina tiene lugar en un momento decisivo en la historia de la humanidad. Una pandemia mundial ha estado devastando al mundo durante más de un año. La última pandemia mundial de este tipo fue hace un siglo. Aunque la humanidad se ha enfrentado a muchas enfermedades contagiosas desde entonces, el mundo de hoy no está preparado para manejar la pandemia de Covid-19.

Nuestros científicos, investigadores e industria han respondido algunas preguntas.

¿Qué es el virus?
¿Cómo se propaga?
¿Cómo podemos disminuir su contagio?
¿Cómo hacemos una vacuna?
¿Cómo administramos la vacuna a gran escala y con rapidez?

De estas y muchas otras preguntas similares han surgido muchas soluciones. Y sin duda, llegarán muchas más. Pero como pensadores y líderes globales debemos hacernos algunas preguntas más.

Desde hace más de un año, los mejores pensadores de nuestras sociedades se han dedicado a la lucha contra esta pandemia. Todos los gobiernos del mundo en todos los niveles están tratando de contener y controlar esta pandemia. ¿Por qué llegó a esto? ¿Será quizás porque en la carrera del desarrollo económico se ha dejado atrás el interés por el bienestar de la humanidad?

¿Será quizás porque en la era de la competencia se ha olvidado el espíritu de la cooperación? La respuesta a tales preguntas se puede encontrar si miramos recientemente a nuestro pasado. Amigos, los horrores de la Primera y Segunda Guerra Mundial hicieron obligatorio el surgimiento de un nuevo orden mundial. Después del final de la Segunda Guerra Mundial, durante las décadas siguientes se crearon muchas estructuras e instituciones, pero bajo la sombra de las dos guerras tenían como objetivo responder a una sola pregunta: ¿cómo prevenir una Tercera Guerra Mundial?

Hoy, les afirmo que esta era la pregunta incorrecta y como resultado, todas las medidas que se tomaron fueron como tratar los síntomas de un paciente sin abordar las causas subyacentes. O en otras palabras, todas las medidas tomadas fueron para evitar la guerra anterior y no la siguiente. De hecho, si bien la humanidad no se ha enfrentado a la Tercera Guerra Mundial, la amenaza de violencia no ha disminuido en la vida de las personas. Con una serie de guerras por el poder e interminables ataques terroristas, la perspectiva de violencia está siempre presente.

Entonces, ¿cuál habría sido la pregunta correcta?
Podrían haber incluido:
¿Por qué tenemos hambrunas?
¿Por qué tenemos pobreza?
O lo más fundamental,
¿Por qué no podemos cooperar para abordar los problemas que amenazan a toda la Humanidad?

Estoy seguro de que si nuestra visión hubiese estado enfocada en esas preguntas, habrían surgido soluciones muy diferentes.

¡Amigos!

No es demasiado tarde, incluso en este momento. Los errores e irregularidades de las últimas siete décadas no tienen por qué limitar nuestro pensamiento a futuro. La pandemia de Covid-19 nos ha brindado la oportunidad de darle una nueva forma al orden mundial, de reorientar nuestro pensamiento. Debemos crear sistemas que aborden los problemas de hoy y los desafíos del mañana. Y debemos pensar en toda la humanidad y no solo en aquellos que están de nuestro lado de la frontera. La humanidad en su totalidad debe ser el centro de nuestro pensamiento y accionar.

¡Amigos!

Durante esta pandemia, en nuestra humilde manera y con nuestros propios recursos limitados, en la India hemos tratado de predicar con el ejemplo. Hemos tratado de proteger a nuestros propios 1.300 millones de ciudadanos de la pandemia. A su vez, también hemos intentado apoyar las iniciativas de respuesta a la pandemia de otros. En nuestros países vecinos, hemos fomentado nuestra respuesta a la crisis coordinada de manera regional. El año pasado enviamos medicamentos y equipos de protección a más de ciento cincuenta países. Entendemos plenamente que la humanidad no vencerá la pandemia a menos que todos, en todo lugar, sin importar el color de nuestros pasaportes, salgamos de ella. Es por esto que este año, a pesar de muchas limitaciones, hemos suministrado vacunas a más de 80 países. Sabemos que estos suministros han sido moderados. Sabemos que la demanda es enorme. Sabemos que pasará mucho tiempo antes de que toda la humanidad pueda vacunarse. Al mismo tiempo, también sabemos que la esperanza es importante. Es tan importante para los ciudadanos de los países más ricos como para los menos afortunados. Y entonces, continuaremos compartiendo nuestra experiencia, nuestro conocimiento y también nuestros recursos con toda la Humanidad en la lucha contra la pandemia.

¡Amigos!

En esta reunión virtual en el diálogo de Raisina de este año, les pido que emerjan como una voz poderosa en miras de un enfoque centrado en el ser humano. Como se dijo en otra parte, aunque estemos acostumbrados a tener un Plan A y un Plan B, no hay un Planeta B, solo existe un planeta Tierra. Y entonces, debemos recordar que habitamos este planeta meramente en pos de nuestras futuras generaciones.

Los dejaré con esa visión y les deseo que mantengan conversaciones muy productivas durante los próximos días. Antes de concluir, deseo agradecer a todos los dignatarios que suman sus voces a estos debates. Agradezco especialmente a Su Excelencia, el Presidente de Ruanda y el Primer Ministro de Dinamarca por su valiosa presencia en esta sesión del diálogo. También deseo agradecer a mi amigo, el Primer Ministro de Australia y al Presidente del Consejo Europeo, que se unirá al diálogo más adelante.

Por último, pero no menos importante, mi inmensa gratitud y mis más sinceras felicitaciones a todas las organizaciones. Han hecho un trabajo fantástico al armar el diálogo de Raisina de este año a pesar de todo tipo de desafíos.

Gracias. Muchas gracias.