Región:
Europa
Categoría:
Sociedad

El Hipódromo de la Zarzuela: Una joya del racionalismo

  • El Hipódromo de la Zarzuela: Una joya del racionalismo
    En la actualidad el Hipódromo de la Zarzuela se considera uno de los mayores exponentes del racionalismo madrileño, español y europeo. El Hipódromo de la Zarzuela: Una joya del racionalismo

En la actualidad el Hipódromo de la Zarzuela se considera uno de los mayores exponentes del racionalismo madrileño, español y europeo. Un movimiento nacido en Europa que rápidamente impregnó todos los rincones de Estados Unidos y que se contraponía a la tendencia ornamental del modernismo.

 

Europa siempre se ha presentado como el adalid de la conservación histórica. Estados Unidos siempre ha mirado con envidia los vestigios europeos que siguen en pie tras miles de años. Un hueco que ha intentado tapar con magnificas construcciones que han liderado la arquitectura moderna. Esa concepción arraigada de que Estados Unidos representa lo nuevo y Europa lo antiguo hace que pasemos por alto de que estos tópicos no son inamovibles.

Es cierto, Europa ha sabido conservar una importante parte de su pasado. La localidad española de Zamora, por ejemplo, con más de una veintena de edificios, concentra la mayor cantidad de monumentos románicos por kilómetro cuadrado. Un estilo arquitectónico que data de principios del siglo XII. Lo que significa que esta ciudad considerada capital del románico ha mantenido su configuración urbanística prácticamente intacta desde hace más de 700 años. No obstante, si os animáis a descubrir más de esta desconocida joya española, descubriréis que durante el siglo pasado se derribaron grandes monumentos históricos y kilométricos lienzos de una muralla que había sobrevivido a guerras durante cientos de años. Todo en el nombre del progreso y con la excusa de que una muralla defensiva medieval ya no era necesaria en pleno siglo XX.

Y es que Europa, aunque muchos la tengamos como paradigma de la historia viva, tampoco ha sido inmune a los crímenes del progreso. Un progreso que no entiende de edades ni de legados. Porque afecta desde ruinas romanas de antes de cristo hasta edificios vanguardistas que rivalizaron con los referentes americanos. Sin movernos de España, Madrid es un gran ejemplo de cómo los ensanches, las reordenaciones urbanísticas y los problemas de suelo disponible han acabado con grandes edificios para ser sustituidos por otros de dudoso gusto.

Sin embargo, no podemos decir que todo cambio haya sido para peor. Mucho antes de que existieran sitios web como Merkurapuestas, a la alta sociedad europea, especialmente la inglesa, le gustaba frecuentar el hipódromo como lugar de ocio preferente donde apostar a las carreras de caballos mientras mantenían conversaciones informales. Todas las grandes capitales europeas disponían de un gran hipódromo y hasta 1933 el recinto madrileño se encontraba en pleno Paseo de la Castellana, una de las arterias más importantes de la ciudad donde en la actualidad se sitúa el distrito financiero. 

El edificio fue demolido para construir los Nuevos Ministerios, un gran complejo donde curiosamente concurren los hechos de la tercera y cuarta parte de la exitosa serie La casa de papel. Tocaba entonces construir un nuevo hipódromo, esta vez a las afueras de la ciudad, pegando a un bosque; hablamos del Hipódromo de la Zarzuela. Aunque empezó a construirse en 1935, la guerra civil paralizó las obras durante años, hasta que por fin fue inaugurado en 1941 dándose la paradoja de ser uno de los mayores exponentes de la arquitectura de la segunda república española inaugurado durante el franquismo.  

En la actualidad el Hipódromo de la Zarzuela se considera uno de los mayores exponentes del racionalismo madrileño, español y europeo. Un movimiento nacido en Europa que rápidamente impregnó todos los rincones de Estados Unidos y que se contraponía a la tendencia ornamental del modernismo. La pureza de las líneas, la apreciación de la estructura y la priorización de la función sobre elementos vacuos eran los principales pilares de este estilo arquitectónico. Conceptos que se aprecian a simple vista en el impresionante hiperboloide que forma el voladizo que da sombra a la grada de este hipódromo. Lo que demuestra que, en ocasiones, algunos cambios sí que son para mejor.