Región:
Asia
Categoría:
Sociedad

India desierta por un toque de queda "popular" de un día contra el COVID-19

  • India desierta por un toque de queda "popular" de un día contra el COVID-19
    La India amaneció este domingo extrañamente desierta en una jornada en la que 1.300 millones de personas estaban llamadas a quedarse en casa, con motivo de un toque de queda "popular" de catorce horas contra el coronavirus. India desierta por un toque de queda "popular" de un día contra el COVID-19
Región:
Asia
Categoría:
Sociedad
Autor/es:
Por India Today
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

El Centro y los gobiernos estatales han decidido cerrar completamente 75 distritos en todo el país donde se han reportado casos de coronavirus, dijeron el domingo funcionarios.

Mientras India reportó un aumento en los casos de Covid-19 y seis muertes el domingo, el Centro y los gobiernos estatales han decidido bloquear completamente 75 distritos en todo el país donde se han reportado casos de coronavirus, dijeron el domingo funcionarios.

También se decidió suspender los servicios de autobuses interestatales hasta el 31 de marzo, dijeron los funcionarios.

Las decisiones se tomaron en una reunión de alto nivel a la que asistieron los secretarios principales de todos los estados y el secretario del gabinete y el secretario principal del primer ministro.

En vista de la necesidad de contener la propagación de la letal Covid-19, se acordó que era urgente extender las restricciones al movimiento del transporte de pasajeros no esencial, incluidos los autobuses de transporte interestatal hasta el 31 de marzo, un hogar de la Unión Dijo funcionario del ministerio.

La India amaneció este domingo extrañamente desierta en una jornada en la que 1.300 millones de personas estaban llamadas a quedarse en casa, con motivo de un toque de queda "popular" de catorce horas contra el coronavirus.

Las normalmente bulliciosas calles de las grandes metrópolis de la nación asiática aparecieron vacías, mientras la cifra de infecciones por COVID-19 aumentaban a 324 (prácticamente el doble que hace cuatro días) y el número de fallecidos a 6.

Con la inmensa mayoría de comercios cerrados, el mercado exhibía una atmósfera de calma inusual. Incluso las farmacias tenían las persianas bajadas, para desazón de uno de los pocos transeúntes que había decidido saltarse el toque de queda para conseguir medicinas.

La situación era similar en el mucho más popular -y normalmente bullicioso- barrio de Kotla, con pocos transeúntes, persianas bajadas y coches de la Policía patrullando las calles.

El silencio en la capital se quebró, sin embargo, cuando a las cinco de la tarde sus habitantes se asomaron a los balcones para aplaudir y golpear cacerolas en respuesta a la llamada del primer ministro indio, Narendra Modi, a mostrar gratitud durante cinco minutos a todos aquellos que mantienen los servicios esenciales.

Modi se había dirigido a la nación el pasado jueves para anunciar una jornada de toque de queda simbólico -desde las 7 de la mañana hasta las 9 de la noche-, que ayudaría a preparar al país "para los desafíos futuros" en la lucha contra el coronavirus.

Una iniciativa aparentemente bien recibida por la población. La jornada vació ciudades como Bombay (oeste), Calcuta (este) o la propia Nueva Delhi, con más de 14 millones de habitantes cada una.