Región:
Europa
Categoría:
Política

May defendió la visita de Estado de Trump a Reino Unido

La Premier británica afirmó que "se mantiene" la visita de Estado del Presidente estadounidense a Reino Unido. La declaración ocurrió éste lunes, luego que una petición sumara firmas alegando que el encuentro "podría resultar embarazoso para su majestad".

Casi un millón y medio de personas pide que se cancele la visita de Trump a Reino Unido. La petición ha sido registrada en la página web del Parlamento británico. La petición pública para cancelar la visita oficial de Donald Trump a Reino Unido sumó hasta este lunes por la mañana casi un millón y medio de firmas. Esto ocurrió luego que la primera ministra, Theresa May, extendió durante su viaje a Estados Unidos, a fin de la semana pasada, una invitación de la reina al presidente para una visita de Estado a Reino Unido que se celebraría a finales de este mismo año. El decreto temporal de la administración estadounidense a la entrada al país de refugiados y ciudadanos de siete países musulmanes provocó protestas por todo el mundo, en Reino Unido se materializaron en una petición online, a través de la herramienta destinada a tal efecto en la web oficial del Gobierno, que al mediodía del domingo había recabado ya las 100.000 firmas necesarias para que la solicitud deba ser tomada en consideración para su debate en el Parlamento.

“A Donald Trump debería permitírsele la entrada en Reino Unido, como jefe del Gobierno de EE UU, pero no debería ser invitado a realizar una visita de Estado oficial porque podría resultar embarazoso para su majestad la reina. La bien documentada misoginia y vulgaridad de Donald Trump le descalifica para ser recibido por su majestad la reina o el Príncipe de Gales”, dice la petición.

Con más de un millón de adhesiones, se trata de la segunda petición con más firmas entre las registradas en la web del Gobierno, después de la que reclamaba un segundo referéndum sobre el Brexit, que cuenta con más de cuatro millones de adhesiones y fue debatida en la cámara el pasado 5 de septiembre. Los medios locales, sin embargo, explican que la cámara no suele debatir peticiones relacionadas con la casa real y es probable que el texto no llegue nunca a ser debatido. La primera ministra no tiene intención de retirar la invitación al presidente Trump, ya que considera que la visita sigue siendo “sustancialmente favorable al interés nacional”. Diputados conservadores se unieron a los laboristas y liberal-demócratas, en la oposición, al señalar la inconveniencia de una visita en la que Trump sería cortejado por el Gobierno y la familia real. El Parlamento ya debatió otra petición pública sobre Trump, cuando este era aún candidato, hace ahora un año, en la que se llamaba a prohibir la entrada en Reino Unido del hoy presidente después de que este manifestara originalmente su deseo de prohibir la entrada a los musulmanes en Estados Unidos.

La primera ministra británica viajó a Washington la semana pasada y se convirtió en la primera líder mundial en reunirse con el nuevo presidente. En plena campaña por reivindicar la vocación global de un Reino Unido pos Brexit, May, se apuntó una victoria política al convertirse en la primera líder internacional en reunirse con el presidente de Estados Unidos, después de su toma de posesión el viernes. En la agenda de la reunión estuvo el futuro acuerdo comercial entre EEUU y Reino Unido, una vez este abandone la UE.