usan el plasma para políticos y ricos