Región:
Argentina
Categoría:
Personajes
Article type:
Opinión

¿Cómo el inventor de las placas en televisión no va a tener la suya en su última morada?

  • ¿Cómo el inventor de las placas en televisión no va a tener la suya en su última morada?
    Héctor Ricardo García, fundador de Crónica y Crónica TV ¿Cómo el inventor de las placas en televisión no va a tener la suya en su última morada?
  • ¿Cómo el inventor de las placas en televisión no va a tener la suya en su última morada?
    Héctor Ricardo García, fundador de Crónica y Crónica TV ¿Cómo el inventor de las placas en televisión no va a tener la suya en su última morada?
  • ¿Cómo el inventor de las placas en televisión no va a tener la suya en su última morada?
    Héctor Ricardo García, fundador de Crónica y Crónica TV ¿Cómo el inventor de las placas en televisión no va a tener la suya en su última morada?
  • ¿Cómo el inventor de las placas en televisión no va a tener la suya en su última morada?
    Héctor Ricardo García, fundador de Crónica y Crónica TV ¿Cómo el inventor de las placas en televisión no va a tener la suya en su última morada?
Región:
Argentina
Categoría:
Personajes
Article type:
Opinión
Autor/es:
Por Adrian Nacucchio
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

La gente no se olvido de vos Héctor. Los que se olvidaron son tu propia gente. Esa gente a la que nos diste mucho, nos enseñaste a hacer periodismo, a hacer televisión, a superarnos día a día, a vivir de lo que sabíamos hacer y amábamos, a ser buena gente. Nos enseñaste mucho, pero a muchos parece no les alcanzó. 

Pasaron 6 meses, medio año, o 180 días, como vos lo hubieras expresado.
Y pasó lo que tanto temías en tus últimos días, “que la gente no te recuerde”.
Puedo dar fe que a cuanto lugar voy y menciono donde trabajé siempre alguien pronuncia tu nombre.
La gente no se olvido de vos Héctor.
Los que se olvidaron son tu propia gente. Esa gente a la que nos diste mucho, nos enseñaste a hacer periodismo, a hacer televisión, a superarnos día a día, a vivir de lo que sabíamos hacer y amábamos, a ser buena gente.
Nos enseñaste mucho, pero a muchos parece no les alcanzó. 
Hoy algunos se pelean por lo que dejaste, otros te inventan historias, o dicen haber trabajado con vos sin siquiera haberte conocido.
Hoy siento vergüenza ajena.
Esas flores son de hace 6 meses.
Nadie jamás te volvió a visitar y menos aun a dejarte un presente, o una identificación.
Yo te prometo una placa, humilde pero identificatoria.
¿Cómo el inventor de las placas en televisión no va a tener la suya en su ultima morada?.

El pueblo nunca te va a olvidar Héctor. Por visionario, por independiente, por realista, por decir las cosas como son, por ser del pueblo, por haber estado siempre “firme junto al pueblo”.
Gracias Héctor por todo, gracias por tu amistad, gracias por tus enseñanzas, gracias por haber existido Gallego.

Listo. a partir de ahora ya no sos más un NN en tu última morada.
Sentía que debía hacerlo, y quede asombrado más rápido de lo que imaginé. En el mismo momento en que te rendía este homenaje se acercó el cuidador del sector y viendo la placa me dijo:” ¿García  está acá?, ¿el del diario?, ¿el de Crónica TV?, y con cara de asombro siguió: "¡Nunca vino nadie!, ¡Que raro!".

Respetuosamente le dije “No le hace falta, Héctor dejó el legado en otro lado. En la calle, en los diarios, en la televisión, en la radio, en el teatro, en Garay, en Riobamba, en Mar del Plata, hasta en Malvinas.
García está en todas partes, dejó semillas por donde imagine. En la gente que empleó, en la hora y temperatura en pantalla de tv, en la audiencia, en las placas rojas, en el rating, en las marquesinas de teatros, en el cine, en el dial, en las tapas de diarios.
¿Quién no hace sensacionalismo ahora?.
Hasta palabras invento. “Cordobazo”, ¿la conocía antes de ese hecho?
La invento él.
Hasta un circo tuvo.

Y este hombre que aparentaba alrededor de 60 y pico de años respondió: "Era un visionario, un adelantado a la época, hizo el diario para el pueblo, le dio a la gente lo que quería leer- 
Así es Boca.
Y la revista Flash.
Radio Colonia.
Con el canal, la rompió.
Ahora lo imitan todos.

Me pregunto: "Era buen tipo, ¿nó?, ¿Y vos que sos de el?".
No pude contener las lágrimas. 
Era increible.
Soy un amigo, un discípulo, le dije. 

Ahí mismo corrobore y entendí que la gente no te olvido Héctor.
Jamás te vamos a olvidar.
Descansá en paz Gallego.
Gracias por todo.
Chau amigo.
Una vez mas digo:
Hasta siempre Genio.