Región:
Mundo
Categoría:
Política

Trump impuso sanciones a Irán por la prueba de un misil

Tras advertencia que envió el nuevo Presidente de Estados Unidos, el Departamento del Tesoro norteamericano confirmó la aplicación de sanciones a Teherán. "Nunca empezaremos una guerra, pero podemos confiar en nuestros medios de defensa", respondió Irán.

Trump cumple otra de sus acciones antedichas por su red social preferida, twitter. El jueves advirtió a Iran que no se quedaría de brazos cruzados tras la prueba de un misil que realizó el país asiático el 29 de enero. La República Islámica había lanzado varios misiles desde la firma del pacto nuclear, el último hace siete meses de iguales características al del 29, pero este reciente ensayo es el primero desde la llegada de la nueva administración a la Casa Blanca. En sus declaraciones, Aseguró que Teherán había, incluso, violado puntos del acuerdo alcanzado entre ambas naciones al año pasado, cuando Barack Obama llevaba las riendas de la Casa Blanca. "No hay nada fuera de la mesa", declaró con respecto a las represalias de EEUU por las pruebas mencionadas. Además, el mandatario dijo que, en lugar de realizar este tipo de pruebas, Irán "debería estar agradecido" por el acuerdo nuclear negociado con el Grupo 5+1, al cual el actual presidente se refirió en repetidas ocasiones como un "desastre".
Las sanciones que impuso a un conjunto de organizaciones e individuos fueron confirmadas por el Departamento del Tesoro alegando una supuesta contribución a la proliferación de armas de destrucción masiva y por sus vínculos el grupo Hezbolá. Antes, el mandatario había advertido a Teherán: "Están jugando con fuego". Ante la amenaza, el Gobierno de Irán se mostró calmo pero desafiante. El ministro de Relaciones Exteriores, Mohammad Javad Zarif, tuiteó que la república islámica no está alterada por las amenazas estadounidenses y aseguró que Teherán nunca daría inicio a una guerra.
La tensión entre Estados Unidos e Irán va en subida:
“Irán está jugando con fuego. No aprecian lo ‘amable’ que fue el presidente (Barack) Obama con ellos. ¡Yo no!", había advertido más temprano el mandatario desde su cuenta personal de Twitter (@RealDonaldTrump), en la que se muestra claramente más belicoso que en la cuenta oficial que tiene como presidente de Estados Unidos (@potus).
El mandatario ya se había quejado ayer de la prueba misilística que realizó el gobierno de Teherán esta semana y que los iraníes aseguran que no violó ni sus tratados internacionales ni ninguna resolución de la ONU.
Iran is playing with fire - they don't appreciate how "kind" President Obama was to them. Not me!
— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 3 de febrero de 2017
"Múltiples organizaciones e individuos involucrados en procurar la tecnología y/o los materiales para apoyar el programa de pruebas misilísticas, o que actuaron en representación, respaldaron o le dieron apoyo a la Guardia Especial de la Revolución Islámica" fueron objeto de la medida. Las sanciones afectarán a trece particulares y a doce empresas, algunas de ellas basadas en Líbano, China y Emiratos Árabes Unidos, buscan aumentar la presión sobre Teherán mientras elabora una estrategia más amplia para contrarrestar lo que considera como un comportamiento desestabilizador.
A pesar de que EEUU se comprometió a retirar las sanciones contra Irán por su programa nuclear, hay algunas que aún están en vigor. Las autoridades iraníes afirman que esto viola la esencia del acuerdo sobre el programa nuclear, postura que el Washington de hoy no comparte.