Región:
Argentina
Categoría:
Economía

Más cambios en el gobierno de Mauricio Macri

Ayer el presidente de Argentina realizó otro cambio en su equipo económico. Tras más de un año en la presidencia del Banco Nación, Carlos Melconian fue desplazado para dar su lugar a Javier González Fraga.

En tanto que el ex titular se despidió hoy de su equipo de trabajo, el nuevo funcionario dio sus primeras declaraciones a la prensa local, dijo que sus ejes serán los créditos hipotecarios y los productores, "Es conocida mi vocación por las economías regionales y las PyME", apuntó Fraga, y anticipó que mantendrá al directorio y al equipo actual de la entidad. El impulso de las inversiones es el principal desafío de la economía, sumo el nuevo presidente del Nación. “Estoy convencido de que el banco está en el rumbo correcto (…) Voy a mantener el mismo equipo y el mismo directorio”, afirmó el economista en declaraciones a medios locales. En cuanto a dónde pondrá el foco de su gestión, apuntó: “Es conocida mi vocación por las PyMEs y las economías regionales. (El Nación) es un banco para los que producen. Soy un convencido de que es un banco para el créditos para los productores, agropecuarios, industriales, de tecnología” y de cualquier sector. También confirmó que buscará darle mayor impulso a los créditos hipotecarios con eje en “la propuesta del Banco Central de ajuste por UVA” (Unidad de Vivienda). El crédito, apuntó, “es el vehículo central para impulsar la vivienda y esto es central para combatir la pobreza”.

“Hay un tema de creatividad financiera: tenemos que lograr que las cuotas sean equivalentes a los alquileres. En la Villa 1-11-14 pagan hasta dos mil pesos por una o dos piezas”, agregó antes de de asegurar que su “obsesión” es “tener un país de propietarios”. Sobre su llegada al Banco, aclaró que al jefe de Gabinete, Marcos Peña, lo conocía muy poco y que “tampoco” cree haber llegado por su militancia radical. “Diría que el presidente (Mauricio Macri) me conoce desde hace mucho y decidió darme esta oportunidad”, resumió. Se dijo además “entusiasmado” por ver “un Presidente y un equipo que apuntan a las cosas correctas más allá de las de corto plazo” y especificó que hay gradualismo en la velocidad de reducción de lo fiscal. Y aunque sostuvo que “la necesidad de un camino gradualista es conveniente” también aclaró que no es “un cirujano enamorado de un bisturí: a veces tenés que echar mano de una cosa y a veces, de otra”.

El nuevo presidente del Banco Nación también sostuvo que “hay que ir más a reducir los impuestos para impulsar la inversión que a reducir el déficit”. Las tasas “altas” del sistema financiero, las atribuyó sobre todo a la alta inflación que, aseguró, “aumenta los spreads reales”, y los costos de intermediación, en los que mencionó como un objetivo la supresión del impuesto al cheque. Finalmente, cuando le preguntaron si además de la inversión no habría que estimular el consumo, se manifestó convencido de que “cuando estimulás la producción, el estímulo va enseguida al consumo”, de que “no hay que adorar el consumo, por ejemplo, de electrodomésticos que son de otro país“y de que “si agarrás un helicóptero y tiras dinero desde el aire, ese aumento del consumo es insostenible, efímero e inflacionario”.