Región:
América
Categoría:
Política

EEUU: La guerra por Obamacare

A 14 días de abandonar la Casa Blanca, el presidente Barack Obama insiste en defender su reforma estrella y calificó de “irresponsable” el plan republicano de derogar su ley salud ahora y reemplazarla más adelante.

Uno de los temas candentes en la transición de poder entre el presidente electo, Donald Trump, y el mandatario saliente ocupa el centro de la agenda en los Estados Unidos. Obama exhortó a los legisladores a elaborar una alternativa a la Ley de Cuidado de Salud Asequible antes de desmantelarla, y aseguró que actuar de otra manera sería “irresponsable” y posiblemente desastroso para el sistema de salud.

El presidente escribió en la revista médica New England Journal of Medicine , allí aseguró que la incertidumbre resultante llevaría a las compañías de seguros a abandonar los mercados de atención de salud durante los años de desmantelamiento del sistema, y millones de personas quedarían al descubierto. Esto crearía un “precipicio” con consecuencias dañinas si los legisladores no aprobaran una nueva ley oportunamente. Añadió que no hay garantías de que los republicanos logren una “segunda votación” para reemplazar la llamada “Obamacare”.

En otras declaraciones Obama se comprometió hoy a apoyar un plan sanitario diseñado por su sucesor, Donald Trump, y los republicanos del Congreso si mejora la atención sanitaria que están recibiendo actualmente los estadounidenses bajo su ley sanitaria, conocida como "Obamacare".

"Estoy diciéndole ahora mismo a los republicanos: si pueden confeccionar un plan que es manifiestamente mejor que Obamacare, entonces apoyaré que se apele y se sustituya con nuestro plan", aseguró. No obstante, el mandatario puso varias condiciones, como que la nueva ley proporcione atención sanitaria a los estadounidenses que ya tienen enfermedades, algo que exige la reforma sanitaria proclamada en 2010 por Obama y a lo que se negaron durante años muchas compañías de seguros. Además, para dar su apoyo, Obama puso la condición de que el nuevo plan sea evaluado y comparado con su reforma sanitaria por una tercera parte independiente, como expertos en sanidad. "Si puedes hacer algo más barato que Obamacare y de mejor cualidad, estoy por ello", se comprometió. Sin embargo, retó a los republicanos a "mostrarle" cuál es la alternativa con la que quieren sustituir la actual reforma sanitaria para que tanto él como el resto de los estadounidenses puedan comparar la nueva ley con la actual y poder tomar una decisión sobre cuál es mejor.

"A los republicanos les diré: ¿de qué tienen miedo? Si están convencidos de que pueden conseguir algo mejor, entonces vamos, demuéstrenlo", dijo Obama, quien criticó que los republicanos del Congreso nunca hayan ofrecido una alternativa verosímil desde la promulgación de su reforma en 2010.

El mandatario consideró "irresponsable" la propuesta de los republicanos de acabar urgentemente con Obamacare, pero extender la ley de forma provisional durante dos años hasta que pueda entrar en vigor una iniciativa alternativa impulsada por el futuro Gobierno de Donald Trump y los republicanos del Congreso.

"Mi consejo al presidente electo (...) es: haz que tu equipo y los republicanos del Congreso demuestren que pueden hacer cosas mejores para este mundo. Si lo haces, muchos demócratas, incluido yo, lo apoyaremos", aseguró Obama.

Este mismo martes, los republicanos, que mantienen la mayoría en las dos cámaras del Congreso, presentaron en el Senado una propuesta para permitir que la ley sanitaria de Obama pueda ser derogada en esa cámara con solo 50 votos a favor, en lugar de los 60 normalmente necesarios. Esa iniciativa instruye, asimismo, a los comités del Congreso a tener listo un proyecto de ley para derogar Obamacare antes del 27 de enero. Además, Trump tiene invención de firmar varias órdenes ejecutivas en su primer día en el Despacho Oval, el próximo 20 de enero, para iniciar el desmantelamiento de la ley, según anunció esta semana el vicepresidente electo, Mike Pence.

Para tratar de evitar el fin de su reforma sanitaria, Obama ha puesto en marcha varias iniciativas como la reunión que tuvo este miércoles con sus compañeros demócratas del Congreso para pedirles que cierren filas y defiendan con firmeza la ley sanitaria, considerada el mayor logro en política interna de su Gobierno.