Región:
Mundo
Categoría:
Política

De Rusia con amor: Obama y Putin protagonizan la Guerra Fría 3.0

Obama había expulsado a diplomáticos rusos de EEUU acusandolos de espías. Putin no respondió de igual manera e invitó a todos los hijos de los diplomáticos estadounidenses acreditados en Rusia a la fiesta de Año Nuevo en el Kremlin

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, afirmó que Moscú no responderá de forma simétrica a Washington, que en la víspera anunció la expulsión de 35 diplomáticos rusos.

"Nos reservamos el derecho a tomar contramedidas, pero no bajaremos al nivel de diplomacia primitiva, irresponsable, y estudiaremos los pasos siguientes para restablecer las relaciones ruso-estadounidenses en función de la política que aplique la administración del presidente Donald Trump", señaló el mandatario ruso en una declaración difundida por el Kremlin.

Antes, el ministro de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov, había propuesto expulsar a 35 diplomáticos estadounidenses en respuesta a la expulsión de 35 enviados rusos. Posteriormente, en un comunicado del Kremlin se afirma: "No crearemos ningún problema a diplomáticos estadounidenses en Rusia". El mandatario rechazó asimismo el cierre de un centro de recuperación para miembros de la embajada en el noroeste de Moscú. "Rusia no prohibirá a las familias y los hijos (de los diplomáticos) que visiten los centros de bienestar en Año Nuevo. Es más, invito a todos los hijos de los diplomáticos acreditados en Rusia a la fiesta de Año Nuevo y Navidad en el Kremlin", dijo Putin. El jueves el presidente saliente de Estados Unidos, Barack Obama, reaccionó con duras sanciones a los presuntos ataques de hackers durante la campaña presidencial de Estados Unidos. Las autoridades estadounidenses acusan a Rusia de haber ayudado al presidente electo Donald Trump con los ciberataques. Las medias se dirigen contra los servicios secretos GRU y FSB, así como contra varias empresas. Además se expulsará a 35 diplomáticos rusos. Obama dijo que las sanciones eran una "respuesta necesaria" a los intentos de dañar los intereses de Estados Unidos. "Todos los estadounidenses deberían estar alarmados por las acciones de Rusia", manifestó Obama. El conflicto empeora aún más la ya deteriorada relación entre Moscú y Washington. Putin calificó las medidas de Obama de provocación que apunta a seguir hundiendo las relaciones entre Rusia y Estados Unidos. No obstante, Rusia se reserva el derecho de tomar contramedidas, pero no ejercerá una diplomacia irresponsable. Las siguientes medidas de Rusia dependerán de la política del nuevo gobierno estadounidense con Trump, dijo. El mandatario del Kremlin aprovechó la ocasión para felicitar el Año Nuevo a Obama y Trump.