Región:
América
Categoría:
Personajes

Se cumplen 36 años de la muerte de John Lennon

El 8 de diciembre de 1980, cinco disparos de revólver hicieron estruendo en la noche de Nueva York y repercutieron por todo el mundo. Su eco todavía se escucha 36 años después

Aquel día había comenzado con una sesión de fotos para la revista Rolling Stone, a la que tres días antes había ofrecido una entrevista. En este encuentro, Lennon habló, entre otras cosas, de su retiro, voluntario, del que ya se cumplían cinco años. “Podemos hacerlo, pero tiene que ser más agradable”, decía sobre volver a subirse a los escenarios. “Sin bombas de humo, ni pintalabios, ni luces tintineantes. Tiene que ser simplemente agradable”, añadió. “No puedo vivir a la altura de las expectativas de otras personas sobre mí, porque son ilusorias”.

Lennon seguía siendo muy popular a finales de los 70, pero su menor éxito como solista y su adicción al alcohol y la marihuana pesaban sobre él. El nacimiento de su hijo Sean le retiró de la escena pública, pero en esta, que sería su última entrevista impresa, volvía a abrirse la puerta a la posibilidad.

De esa sesión de fotografías forma parte la icónica portada que se publicó sin titulares ni cajas de texto. Annie Leibovitz, actualmente la fotógrafa mejor pagada del mundo, visitó a la pareja para recrear la carátula del disco Double Fantasy, e inmortalizó este momento en la que sería elegida años después como la mejor portada de la historia.
Pasada la mañana, John concedió una entrevista a Dave Sholin para RKO Radio Network (puedes escucharla aquí). Habló de un reinicio, de la renovación que suponía el nuevo disco: “Siento que esto no es más que el principio de todo, tengo la sensación de que nada ha ocurrido hasta hoy”. Aseguró en esta entrevista de tres horas que las fricciones con Paul McCartney habían sido meras exageraciones y, sobre todo, mostró la devoción que sentía por Yoko: “El nuestro es un matrimonio holístico”.

Mientras tanto en las puertas del edificio Dakota, Paul Goresh, un fotógrafo aficionado que se había ganado la confianza de Lennon y, del otro, una enigmática figura que resultó ser Mark David Chapman.

Goresh recordó la conversación que tuvo con Chapman y la mala impresión que le dio. El fotógrafo tomó las últimas imágenes de John -una en la que está firmando un autógrafo para su propio asesino, que había estado todo el día frente al edificio de Lennon en Nueva York.

Goresh había viajado con su cámara Minolta XG1 horas antes del asesinato de su casa en North Arlington para el edificio Dakota en la esquina de 72 nd Street y Central Park West en Manhattan. Lennon vivía en el edificio de apartamentos con su esposa Yoko Ono y su hijo de 5 años de edad, Sean.

Chapman también estaba allí, esperando en la vereda a Lennon, como recordaba el fotógrafo.

“Chapman se me acerca y me dice: ‘¿Quieres tomar mi foto?’ y él sostiene el disco ‘Double Fantasy’ en su brazo izquierdo”, dijo Goresh. “Y él estaba sonriendo.”

“Y yo le dije: ¿A quién le tomo la foto? ‘Estoy aquí para John “.

Goresh fue quien tomó una foto de Chapman y Lennon juntos.