Región:
Mundo
Categoría:
Política

Corea del Norte desafía a Trump advirtiendo que son una potencia nuclear

Kim Jong-un supervisó ejercicios militares por segunda vez esta semana, al mismo tiempo que un editorial de su partido tachó de “ilusión obsoleta” los pedidos estadounidenses de cesar sus pruebas atómicas

Kim Jong-Un le advirtió a Donald Trump que tendrá que aceptar a Corea del Norte como "Estado nuclear", al señalar que el intento de Washington para la desnuclearización de Pyongyang fue una "ilusión anticuada".

Estados Unidos siempre ha sostenido que no puede aceptar a Corea del Norte como un Estado nuclear y bajo el presidente Obama ha realizado conversaciones con el Norte para que Pyongyang abandone sus intenciones atómicas.
La agencia estatal KCNA exigió que EEUU reconozca "oficialmente a Corea del Norte como un estado poseedor de armas nucleares" y aplique "al país las mismas políticas que a otros estados con armas atómicas.
Es imposible forzar al país a desmantelar sus armas nucleares".
Ninguno de los dos medios utilizaron el nombre de Trump en sus textos aunque los expertos en asuntos coreanos no dudan que se trata de un primer mensaje dirigido hacia el vencedor de los comicios, al que Pyongyang había otorgado en el pasado un inusual apoyo al referirse a él como un "político sabio" y un "candidato con visión de futuro".
El aviso de Pyongyang coincide con la primera conversación telefónica de la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, y Trump, que según la agencia surcoreana Yonhap, hablaron durante 10 minutos en los que el norteamericano prometió a su contraparte que Washington mantendrá un defensa "firme y fuerte" de su aliado asiático.Seúl alberga serias dudas sobre la futura política de Trump respecto a la Península coreana a tenor de las declaraciones que ha realizado en los últimos meses, cuando exigió que Corea del Sur asuma el gasto total del despliegue de los cerca de 28.500 soldados estadounidenses que permanecen en ese territorio o incluso que desarrolle sus propias armas nucleares para hacer frente al desafío de su vecino norteño.

Aunque Trump no ha establecido una dirección clara para su política sobre Corea del Norte, ha indicado que estaría abierto a negociaciones con su líder Kim Jong-Un para convencerlo de abandonar sus ambiciones nucleares.

"Si viniera aquí, lo aceptaría", dijo Trump a sus seguidores en Atlanta el pasado mes de junio.

Corea del Norte ha sido sancionada cinco veces por Naciones Unidas desde que realizó por primera vez una prueba con un dispositivo nuclear en 2006.