Región:
América
Categoría:
Política

Elecciones en Estados Unidos: Recta final, Clinton, Trump y como entender el sistema de voto indirecto

La campaña presidencial en Estados Unidos llegó a su fin. Una campaña histórica, sin precedentes, pero no por la calidad de la disputa, ni por la intensidad de las propuestas, sino por un sinfín de acusaciones, denuncias y agresiones cruzadas.

Si bien esta recta final tiene casi una decena de candidatos, son Hillary Clinton y Donald Trump, representantes del Partido Demócrata y el Partido Republicano respectivamente, quienes se encuentran a la delantera por condensar más del 70% de la intensión de voto entre ambos. Otra aclaración oportuna es recordar que, luego de la jornada electoral de este martes, estará en manos del Colegio Electoral definir quién será el próximo Presidente de los Estados Unidos debido al sistema de voto indirecto que rige en el país hace 229 años.

Argentina, Perú, España y el referéndum en Colombia, sumado a la diferencia porcentual entre una y otra, dejan las encuestas en un rincón bajo un velo de duda. Al cierre de las campañas llevado acabo ayer por la noche la diferencia entre los dos principales candidatos varía entre 1 y 5 puntos porcentuales. Quizás este sea el motivo por el cual los candidatos apuestan al todo por el todo y decidieron no dejar nada al azar. Ambos representantes de los históricos partidos políticos estadounidenses se sometieron a un raid durante la noche del lunes que clausuró un año y un enfrentamiento que tomo un tinte molesto y feo entre los candidatos y para con el electorado. Trump finalizó recorriendo los estados claves, Carolina del Norte, Pensilvania y New Hampshire donde hizo hincapié en los resultados de la investigación llevada adelante por el FBI en el tema de los correos electrónicos y la cuenta personal que la Secretaria de Estado utilizó, estando en ejercicio, para manejar temas de seguridad nacional. También reiteró su decisión de revocar y reemplazar la ley de salud conocida como Obama care. Por su parte Clinton sostuvo el espíritu optimista al que los demócratas se aferraron durante esta última semana, el optimismo que brindan las encuestas, aún con la escasa diferencia, a su favor y la confianza de contar con el apoyo de estados claves como La Florida, Colorado y Carolina del Norte y Pensilvania. Fue en éste último donde la candidata que ya hace historia, al ser la primera mujer en llega a esta instancia electoral, donde se mostró junto al presidente Barack Obama y su esposa Michelle, su esposo Bill, su hija Chelsea y referentes del mundo del espectáculo como BonJovi y Bruce Springteen.

Ellos les hablan a los votantes, pero vale aclarar una vez más que el presidente número 45 de los Estados Unidos no será elegido por voto directo, sino por decisión final del Colegio Electoral. Este último paso antes de saber quién sucederá a Barack Obama, un sistema electoral complejo y muy diferente, un sistema con 229 años de historia.

¿Cómo funciona el sistema del Colegio Electoral?

Los ciudadanos no eligen directamente al candidato, sino que con su voto delegan esa función en los 538 compromisarios o electores –nominados por los partidos políticos– que, en su nombre, votarán en los 50 estados del país y el Distrito de Columbia (sede de la capital). Es decir, cuando el ciudadano de un estado deposita su papeleta con el voto a un candidato presidencial está pidiendo que los electores o compromisarios de su estado voten en el colegio electoral por su aspirante. Este número de compromisarios es equivalente a los congresistas de la Cámara de Representantes (435), más los legisladores del Senado (100), más los tres delegados que aporta el distrito de Columbia. Así, Clinton y Trump necesitan una mayoría de 270 votos para ganar las elecciones.

¿Por qué se vota a través de este sistema?

La votación por colegios electorales fue creada por los autores de la Constitución de EE UU tras descartar la elección directa por voto popular con el fin de proteger a los estados pequeños ante el poder de los grandes. Expertos contemporáneos consideran que este sistema es democráticamente deficitario.

¿Tiene el mismo número de votos todos los estados?

No. Hay estados con mayor número de votos electorales -se asigna según el censo de 2010-, como es el caso de California (55), Texas (38), Florida y Nueva York (29), Pensilvania e Illinois (20) u Ohio (18). La gran mayoría de los estados (48 de 50) otorga sus votos electorales al aspirante que se adjudica la mayoría absoluta de los votos populares (de los ciudadanos). Las excepciones son Maine y Nebraska, que reparten los votos del Colegio Electoral mediante un sistema de representación proporcional. Hasta el momento, los sondeos sitúan a los candidatos principales muy ajustados.

Si la lógica e historia electoral del país se respeta, el ganador será anunciado en la noche electoral cuando haya una proyección sólida. Pero no será hasta el lunes que sigue al segundo miércoles de diciembre, este año el día 19, cuando los compromisarios se reúnan en los parlamentos estatales para emitir su voto oficial para elegir al presidente y al vicepresidente. El 6 de enero, el Congreso se reunirá en una sesión para contar los votos y declarará a los ganadores. Ya el 20 de enero, día de la investidura, el presidente y el vicepresidente electos toman sus cargos en el Gobierno de EE UU