Región:
América
Categoría:
Política

Colombia vota en el plebiscito que confirmará o no el acuerdo de paz con las FARC

Colombia enfrenta un histórico plebiscito que confirmará o no el acuerdo de paz. Las encuestas auguran un triunfo del Sí.

Colombia inició la última etapa del largo camino hacia el proceso de paz con las FARC iniciado hace casi cuatro años en forma oficial y dos más previos en negociaciones secretas, cuando casi 35 millones de ciudadanos podrán votar a favor o en contra en un plebiscito de carácter vinculante.

El acuerdo de paz firmado el lunes último por el presidente Juan Manuel Santos y el jefe guerrillero Rodrigo Londoño, alias Timochenko, frente a 15 presidentes de la región, entre otros, quedará en el olvido si la mayoría opta por el No, defendido entre otros por los ex presidentes Álvaro Uribe y Andrés Pastrana.

Santos hizo hoy una nueva apelación a sus compatriotas a acudir masivamente a las urnas para participar en la consulta, en una muestra más de que el acto electoral ya constituye un hecho político tan importante como el acuerdo, si bien las encuestas auguran un triunfo del Sí.

"Con el plebiscito estamos ante una decisión histórica y esperamos que todos los colombianos salgan a votar", dijo al instalar la misión internacional de observación del acto electoral, integrada por cerca de 200 enviados de 25 países, entre ellos los Nobel de la Paz Rigoberta Menchú y el argentino Adolfo Pérez Esquivel, el ex presidente de Guatemala Álvaro Colom y el ex canciller uruguayo Enrique Iglesias.

Las últimas encuestas auguran un triunfo del Sí que va del 55% al 66%, pero el clima en las calles de Bogotá que los enviados de Télam pudieron palpar permite inferir un resultado algo más estrecho.

Las principales objeciones que se le formulan al acuerdo están relacionadas con los pagos de subsidios que se les hará durante dos años a los guerrilleros desmovilizados, mientras no existen planes de asistencia para la población civil perteneciente a los sectores más humildes.

"El salario mínimo es de unos 600 mil pesos (un poco más de 200 dólares) y ellos, que robaron o mataron, van a recibir un subsidio de 1.300.000 pesos", se quejaba esta mañana un taxista, confirmando su voto.

A esta suerte de desigualdad económica entre ex guerrilleros y civiles que establece el acuerdo se suma un sentimiento de resentimiento muy fuerte -por no decir lisa y llanamente de odio- hacia los insurgentes por los crímenes cometidos, en especial porque existe en la sociedad la creencia generalizada que si se firma la paz, no habrá penas de prisión.

fuente: Telam. EFE. APF