Región:
América
Categoría:
Política

El vicepresidente de Brasil se enfrenta también a un juicio político

El juez Marco Aurelio Mello, del Tribunal Supremo de Brasil, ordenó instalar la comisión por sospechas de que el vicepresidente Temer pudo haber incurrido en el mismo delito que Rousseff

La crisis política de Brasil se complica día a día.. Por un lado, la presidenta Dilma Rousseff enfrenta un posible juicio político, y por el otro, un juez ordena la instalación de una comisión que iniciará un proceso de destitución del vicepresidente Michel Temer, quién sustituiría a Rousseff en caso de que fuese separada del cargo.

Además de lo mencionado, quién presionó por el juicio en contra de la mandataria, el presidente del Congreso de Brasil, Eduardo Cunha, ha sido vinculado al escándalo de las sociedades ‘offshore' vendidas por Mossack & Fonseca.

El martes, el juez Marco Aurelio Mello, del Tribunal Supremo de Brasil, ordenó instalar la comisión por sospechas de que el vicepresidente Temer pudo haber incurrido en el mismo delito que Rousseff, acusada de manipular las finanzas del país.

Temer habría incurrido en un delito similar, pues sería el firmante de decretos que facilitaron unas maniobras contables para maquillar los resultados del Gobierno en los últimos dos años, informa la agencia Efe .

La trama no termina allí. El presidente del Congreso, quien también enfrenta un posible juicio en su contra por el caso ‘Lava Jato', aparece entre las figuras políticas que tenían sociedades ‘offshore' en paraísos fiscales.

Cunha, uno de los principales promotores del juicio contra Rousseff, tiene cuentas millonarias ilegales en Suiza, según informaron medios brasileños.

A su vez, el presidente del Senado, Renán Calheiros, es investigado por la corrupción de la estatal Petrobras.

En medio de esta tormenta, hay voces que piden adelantar las elecciones presidenciales de 2018. Así lo considera el senador Valdir Raupp, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).

‘Ni Dilma ni Temer. Una nueva elección es la solución' dijo la excandidata y ecologista Marina Silva, quien quedó en tercer lugar en las elecciones de 2010 y 2014.

Por otro lado, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, defendió el martes que no hay ‘fundamento' para el juicio en contra de la mandataria brasileña.

‘Si hubiera una acusación bien fundada, como ha habido en otros casos en Brasil, entonces perfecto, se va por ese camino, pero hoy eso no existe', señaló Almagro.