Región:
Mundo
Categoría:
Política

Obama advirtió del peligro que "algún lunático consiga armas nucleares"

“El peligro de que un grupo terrorista obtenga y use un arma nuclear es una de las mayores amenazas a la seguridad global”, dijo Obama

Obama habló en la última de las sesiones de la cumbre, dedicada específicamente a ISIS, recordando que “afortunadamente los terroristas no han tenido éxito hasta ahora en hacerse con un artefacto nuclear”.

“No hay dudas de que si alguna vez estos lunáticos logran poner sus manos en el material nuclear, casi con seguridad los utilizarán para matar al mayor número posible de personas inocentes”, dijo Obama. “La única defensa eficaz contra el terrorismo nuclear es poner bajo seguro ese material para garantizar que no llegue a las manos equivocadas”, agregó. Pero remarcó que la perspectivas de que la banda terrorista ISIS y otras organizaciones extremistas consigan un arma nuclear sigue siendo “una de las mayores amenazas a la seguridad global”.

Realizó también una valoración positiva y optimista del estado del combate contra el grupo y citó entre los logros que “en Siria y en Irak ISIS sigue perdiendo terreno”, que “la coalición sigue deshaciéndose de sus líderes, incluyendo los que planean ataques fuera”, que “están perdiendo sus infraestructuras de petróleo, sus ingresos” y que “sufre la moral”. Pero al defender también que “se ha ralentizado el flujo de combatientes extranjeros en Siria e Irak”, apuntó para añadir: "La amenaza de esos combatientes volviendo para cometer actos de horrenda violencia sigue siendo demasiado real”.

Obama urgió a “todos” a hacer más para compartir información vital en la lucha antiterrorista. “No nos podemos permitir que información de inteligencia vital no se comparta como es necesario, entre gobiernos o dentro de un mismo gobierno”, dijo.

Con el foco puesto en ISIS se despedía una cumbre que ha estado marcada por la ausencia de Rusia (que sí acudió a las de 2010, 2012 y 2014) y que ha dejado recordatorios del largo camino que queda por recorrer, no ya solo para lograr ese mundo sin armas atómicas por el que Obama abogaba en 2009 sino también para garantizar la seguridad de las cerca de 2.000 toneladas de material nuclear y radioactivo repartidas por cientos de instalaciones militares y civiles en todo el mundo. Los expertos alertan de que siguen siendo en muchos casos “vulnerables” y el propio Obama reconocía ayer que “la más pequeña cantidad de plutonio, más o menos del tamaño de una manzana, podría matar y herir a cientos de miles de inocentes”.

Aún así, la cumbre también ha tenido logros, aunque sean modestos. Obama ha podido presentar con la firma de 102 naciones una enmienda a la Convención de la Protección Física de Material Nuclear de 1987 que reforzará los parámetros de seguridad nuclear (aunque seis naciones más tienen que sumarse para lograr que la enmienda entre en vigor).

Se ha anunciado, además, que países como Argentina, Suiza y Uzbekistán han eliminado todo el uranio altamente enriquecido de sus territorios y que China ha abierto recientemente un nuevo centro para promover la seguridad nuclear y formar personal, así como que Japón trabaja para completar la eliminación de más de 500 kilogramos de uranio y plutonio, que Obama ha alabado como “el mayor proyecto en la historia para sacar material nuclear de un país”. Y el propio EEUU ha dado ejemplo de transparencia y por primera vez en 15 años ha hecho público el inventario de suuranio altamente enriquecido, que muestra un descenso del 20% en sus reservas.