Región:
América
Categoría:
Política

El futuro de Cuba tiene que estar en la manos del pueblo cubano

Se puede, finalizó diciendo Obama en español ante el aplauso de Raúl Castro que lo escuchó desde un palco del Teatro de La Habana donde hablo el presidente norteamericano. Su discurso se baso en la reconciliación y las entajas de la democracia

"Todas las personas deben tener el mismo peso ante la ley y que los ciudadanos tengan el derecho a libertad de expresión y criticar a sus gobiernos y practicar su fe en forma pública, además de elegir sus gobierno en forma pública y secreta, dijo. ​

En un histórico discurso, en su segundo y último día en la isla, Obama afirmó "Cultivo una rosa blanca", citando al prócer José Martí en un poema dedicado a los amigos y la paz.

"Yo creo en el pueblo cubano", dijo el presidente entre aplausos.

"No solo vamos a normalizar relaciones con el Gobierno de Cuba, sino con todo el pueblo cubano", aseguró el mandatario en su discurso retransmitido en directo por la televisión y radio estatal de Cuba.

El jefe de la Casa Blanca prometió seguir "trabajando" por eliminar el embargo de Estados Unidos a Cuba y alentó la cooperación entre ambos países sin que Washington "imponga su sistema político" a la isla.

Obama llegó al Gran Teatro Alicia Alonso de La Habana, donde fue recibido a la entrada por su homólogo de Cuba, Raúl Castro, antes de ofrecer al pueblo cubano un discurso sobre la complicada historia entre los dos países y el futuro de su relación.

A su llegada al teatro, Obama también saludó a la directora del Ballet Nacional de Cuba, la legendaria bailarina Alicia Alonso; así como al canciller cubano, Bruno Rodríguez.

Obama ofreció su discurso desde el escenario del Gran Teatro donde lucían dos grandes banderas, la cubana y la estadounidense, en el telón de fondo, más otras dos detrás del atril.

Al hacer su aparición en el escenario, el presidente de Estados Unidos recibió una fuerte ovación y aplausos que respondió con un "Muchas gracias" en español.