Región:
América
Categoría:
Política

Clinton y Sanders debatieron en Miami en torno al tema migratorio

Clinton acusó a Sanders de votar varias veces contra una amplia propuesta migratoria de 2007 y se burló de Trump por prometer construir "la más bella y alta pared, mejor que la Gran Muralla china"

En una pugna por Florida y otros estados, Hillary Clinton y Bernie Sanders fueron protagonistas de un intenso debate sobre quién es el auténtico amigo de los hispanos estadounidenses, cruzando acusaciones sobre programas de trabajadores invitados "semejantes al esclavismo" y la aceptación de "vigilantes" contra inmigrantes.

Ambos tenían cosas aún peores que decir sobre el favorito republicano, Donald Trump.

En la confrontación seis días antes de las primarias en Florida, Clinton acusó a Sanders de votar varias veces contra una amplia propuesta migratoria de 2007, mientras que el senador la criticó a ella por oponerse a una iniciativa en 2007 para permitir que personas que viven en el país sin permiso de residencia obtuvieran licencias para conducir.

Si entonces se hubiera aprobado la reforma, afirmó Clinton, "muchos de los problemas que seguimos discutiendo hoy estarían en el espejo retrovisor".

Sanders replicó que se había opuesto a la reforma porque contenía un programa de trabajadores invitados "semejante al esclavismo".

Duro choque sobre inmigración

Los candidatos libraron una extensa confrontación sobre la reforma migratoria.

Clinton reprendió a Sanders por oponerse a un esfuerzo integral de reforma migratoria durante la administración del presidente George W. Bush. Sanders dijo que apoyaba el objetivo general del proyecto de ley, pero que se oponía a las disposiciones sobre los trabajadores-huésped que creía recortarían los salarios de los trabajadores estadounidenses e impondrían condiciones punitivas a los trabajadores extranjeros.

Sin embargo, ambos rivales se comprometieron a no deportar a los inmigrantes indocumentados, en particular a los niños, que no fueron acusados de un delito y apoyaron el camino a la ciudadanía para esas personas.

Ambos aspirantes demócratas tomaron como objetivo principal al candidato republicano Donald Trump y su plan de construir un muro en la frontera con México y deportar a 11 millones de inmigrantes indocumentados.

Clinton se burló del multimillonario por prometer construir "la más bella y alta pared, mejor que la Gran Muralla china".

Sanders dijo que la idea de Trump de deportar a los inmigrantes era "vulgar" y "absurda".