Región:
Europa
Categoría:
Política

Francisco le dijo a Macri que enfrente al narcotráfico y la corrupción

Así lo contó Macri en una conferencia de prensa que concedió después del encuentro en la embajada argentina ante la Santa Sede, en el tercer piso de la Via della Conciliazione

Macri se mostró "muy contento" de su reunión con el Papa, con quien destacó tener una "relación de años", al evocar sus tiempos de jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires y los de arzobispo de Buenos Aires de Jorge Bergoglio. En este sentido, más de una vez resaltó que se trató de una reunión entre "dos viejos conocidos porteños que se encontraron en una etapa distinta de sus vidas", diferenciándose, sin nombrarla, de su predecesora, Cristina Kirchner, que jamás tuvo buena relación con el arzobispo primado porteño.

Señaló que en la conversación le dio dos consejos: "que tenga paciencia, y que no dude en enfrentar los problemas graves de la Argentina, en especial, el narcotráfico y la corrupción", dijo.

En la rueda de prensa -que duró 17 minutos-, Macri contó que la agenda del encuentro giró en torno del "momento que se vive en la Argentina y las cosas que pasan en el mundo".

Macri aseguró que no se habló de la cuestión de una posible fuerza de paz de cascos azules argentinos.

Macri también subrayó que coincidieron en la necesidad de "recuperar la cultura del trabajo y del esfuerzo, como un elemento dinamizador de la sociedad" y que "la Argentina vuelva a restablecer relaciones con el mundo"."Hablamos de la gran preocupación por unir a los argentinos, de dejar atrás los rencores, de la importancia de que los argentinos depongamos posiciones extremas, y también del narcotráfico y el daño que le ha hecho a la Argentina", relató el Presidente.

Después de la conferencia de prensa -a la que también asistieron la canciller, Susana Malcorra, el jefe de Gabinete, Marcos Peña y el dueño de casa, el embajador argentino ante la Santa Sede, Rogelio Pfirter-, Macri se dirigió hasta Palazzo Chigi, la sede del gobierno italiano, para reunirse con el primer ministro, Matteo Renzi. Más tarde tenía previsto un almuerzo con el presidente italiano, Sergio Mattarella, en el Palazzo del Quirinale.