Región:
América
Categoría:
Política

Obama presentó un plan para cerrar Guantánamo

Barack Obama anunció el envió al Congreso de un plan elaborado por el Pentágono para la clausura de Guantánamo, que incluye el traslado de 91 detenidos

En su primera carrera presidencial en 2008, Barack Obama se comprometió acerrar la prisión estadounidense instalada en la Bahía de Guantánamo (Cuba) tras los atentados del 11-S. El tiempo del presidente para cumplir esta promesa se agota. Pero no su deseo por clausurar un centro que no mejora "nuestra seguridad nacional sino que la mina", ha asegurado este martes durante la presentación del plan para echar el cierre a la prisión.

"Se trata de cerrar un capítulo de nuestra historia. Refleja las lecciones que hemos aprendido desde el 11-S, las que necesitamos que guíen nuestra nación ", ha subrayado desde la sala Roosevelt de la Casa Blanca, recordando en varias ocasiones que su predecesor George W. Bush manifestó que quería que se cerrase. La iniciativa que supuestamente contaba con el beneplácito de demócratas y republicanos hace 12 años (explícitamente se había manifestado el senador John McCain), se fue tornando cada vez más difícil. A día de hoy, con mayoría republicana en las dos cámaras del Congreso y en año electoral, pareceimposible que llegue a buen puerto.

Con la tranquilidad de no optar a la reelección -el máximo constitucional son dos legislaturas- y absolutamente comprometido con esta tarea, Obama ha anunciado que el Departamento de Defensa había remitido al Congreso el documento quetiene por objeto clausurar la prisión de Guantánamo antes de que abandone la Casa Blanca. Un centro por el que han pasado cerca de 800 detenidos desde 2002y en el que actualmente hay 91 reclusos, de los cuales 35 están esperando a ser transferidos a otros países. Durante la Administración Obama, 147 reclusos abandonaron la prisión y fueron trasladados mayoritariamente a Oriente Próximo,África y la Península Arábiga (81), según los datos del Pentágono.

El proyecto para cerrar el centro de detención incluye acelerar las revisiones periódicas de los reclusos y llevar a "una ubicación segura en Estados Unidos", según ha dicho el presidente sin especificar algún lugar, a aquellos que son objeto de comisiones militares, que no pueden ser transferidos a terceros países o que suponen una amenaza significativa para el país. Según señala el Pentágono en el documento, actualmente hay 46 detenidos que no son elegibles para ser trasladados conforme a las condiciones detalladas en el plan.

Acompañado por el vicepresidente Joe Biden y el secretario de Defensa Ash Carter -cuyo equipo se ha encargado de la redacción-, el presidente ha explicadolas contraindicaciones que tiene mantener Guantánamo abierto; un tema del que suele hablar con los mandatarios internacionales con cierta frecuencia. "Es contrario a nuestros valores", ha dicho después de recordar que la existencia de este centro es usada por los terroristas "como propaganda en sus esfuerzos por reclutar" nuevos miembros.