Región:
Asia
Categoría:
Sociedad

Arrestan a constructores de edificio que se cayó en Taiwán

Tres personas fueron detenidas para impedir interferencias con la investigación. Entre las acusaciones figura que sólo se utilizaron la mitad de elementos de sujeción en los pilares del inmueble que cayó en el terremoto

Tres ejecutivos de una compañía constructora taiwanesa fueron detenidos bajo el cargo de negligencia profesional con resultado de muerte por el derrumbe de un edificio de apartamentos en el que murieron decenas de personas durante un sismo en Tainán, en el suroeste de Taiwán.

Lin Ming-hui y los arquitectos Chang Kui-an y Cheng Chin-kui supervisaron presuntamente la construcción de mala calidad del edificio Dragón Dorado Weiguan de 17 niveles, que se cayó de lado a causa del movimiento telúrico del sábado, dijo la fiscalía de distrito de la ciudad el miércoles en un comunicado.

Según el comunicado, las tres personas fueron detenidas para impedir interferencias con la investigación. Entre las acusaciones figura que sólo se utilizaron la mitad de elementos de sujeción en los pilares del inmueble, una situación que está fuera de la norma.

La cifra de muertos por el sismo de magnitud 6,4 se mantenía en 44 personas el miércoles. Todos los fallecimientos salvo dos se debieron al derrumbe del edificio. Las autoridades consideran que unas 100 personas continúan atrapadas entre los escombros.

La televisora FTV y otros medios dijeron que Lin cambió de nombre después de una bancarrota previa y dirigió varias compañías constructoras en Tainán en un intento de burlar a acreedores y a clientes estafados.

Aunque el terremoto de poca profundidad era potencialmente devastador, pocos inmuebles resultaron dañados debido a las estrictas normas de construcción vigentes en Taiwán, que está en una zona con frecuencia actividad sísmica.

El edificio Dragón Dorado Weiguan, construido en 1989, fue la única estructura importante que se vino abajo por el terremoto.

La mayoría de los 320 sobrevivientes fueron rescatados en las horas posteriores al movimiento telúrico, por el que los cimientos y los niveles inferiores del edificio cedieron provocando que todo el inmueble se fuera de lado.

Los sismos sacuden con frecuencia Taiwán. La mayoría son menores y causan pocos o ningún daño, aunque uno de magnitud 7,6 que afectó el centro de Taiwán en 1999 dejó más de 2.300 personas muertas.

Las autoridades impusieron normas de construcción más estrictas desde ese desastre y todo parece indicar que se han aplicado con rigor.