Región:
Argentina
Categoría:
Sociedad

Con 15 años y vocación de bombero salvó a una bebita de 7 meses

Juan Cruz tiene 15 años, es el hijo de un bombero que le enseñó a hacer reanimación cardiopulmonar (RCP). Fue testigo de un terrible accidente donde una bebe parecía muerta, pero el la salvo haciendole RCP

"Vi chocar un auto con otro, seguí la secuencia, y más adelante veo que atropella a dos personas. Yo estaba yendo a comprar el pan. Lo primero que hice fue agarrar a la nena, no respiraba, me saqué la remera, la envolví y comencé a hacerle RCP (reanimación cardiopulmonar). No reaccionaba, pero seguí y a los tres minutos volvió a respirar".

"En un patrullero la llevé al hospital Eva Perón, envuelta en mi remera la llevé al primer piso, donde está Pediatría, y se la entregué a los médicos", agrega.

Los médicos que recibieron a la pequeña Mía confirmaron que la bebé presenta fracturas en ambas piernas, pero mañana podría ser dada de alta.

Roxana López (33), la mujer embestida que salvó milagrosamente su vida, se refirió a la intervención del “bomberito”.

"Ese nene me salvó a la nena, no sé cómo agradecerle", dice, entre lágrimas, Roxana López, la mujer de 33 años que el martes se salvó de milagro luego de ser atropellada por un auto que minutos antes había sido robado, y era manejado por los ladrones, en San Martín.

El pequeño héroe Juan Cruz tiene con vocación solidaria quiere llegar a ser bombero

Vi chocar un auto con otro, seguí la secuencia, y más adelante veo que atropella a dos personas. Yo estaba yendo a comprar el pan. Lo primero que hice fue agarrar a la nena, no respiraba, me saqué la remera, la envolví y comencé a hacerle RCP (reanimación cardiopulmonar). No reaccionaba, pero seguí y a los tres minutos volvió a respirar", contó Juan Cruz, con la soltura de un chico adulto que está preparado para afrontar ese tipo de situaciones, traumáticas y que paralizan a la gran mayoría de los mortales.

Juan Cruz sigue su relato, lo tiene grabado en la memoria. "La revisé y no tenía ningún hueso roto. En un patrullero la llevé al hospital Eva Perón, envuelta en mi remera la llevé al primer piso, donde está Pediatría, y se la entregué a los médicos", agrega, para luego comentar que los médicos le dijeron que Mía tenía las piernitas quebradas, pero él insistía que no y tenía razón.