Región:
Argentina
Categoría:
Turismo

10 actividades imperdibles de Bariloche en verano

Bariloche ofrece en el verano un abanico de actividades para toda la familia a precios accesibles

Si bien las montañas y las pistas de ski de Bariloche posicionan a la ciudad como un centro turístico de renombre nacional e internacional durante el invierno, la gama de actividades que se ofrece en verano es más que amplia y de este modo son cada vez más los turistas que llegan en esta temporada.

Las razones para la elección del destino Bariloche para este verano sobran: eventos musicales, actividades al aire libre, paisajes únicos y hasta bajos precios ya que desde el 01 de diciembre rige la ley que reduce un 22% el precio de la nafta en la Patagonia. Recientemente el diario New York Times destacó la Ruta de los Siete Lagos – dentro de la cual se encuentra Bariloche - como uno de 50 destinos para visitar en el 2016. Ahora bien ¿Qué se puede hacer en la ciudad y sus alrededores durante el verano?

Paseos lacustres por el Lago Nahuel Huapi. Los catamaranes que realizan excursiones diarias a Isla Victoria y Bosque de los Arrayanes y a Puerto Blest navegando por el lago Nahuel Huapi, son un clásico de todo el año. La excursión tiene dos paradas, la primera en la Isla donde se puede realizar una caminata para poder ver pinturas rupestres y una playa de arena volcánica. Ya en la segunda parada, se accede al bosque único en el mundo colmado de arrayanes milenarios. Los paseos a Puerto Blest tienen además la opción de pernotar en el remozado hotel, navegar por Lago Frias, o llegar a Puerto varas en Chile, realizando el increíble Cruce Andino.
Senderismo. Es una de las actividades más convocantes que no tiene ningún costo adicional. Bariloche es la ciudad de la región con mayor oferta de circuitos de trekking y media docena de refugios de montaña, que constituyen el circuito de refugios más completo del país, con servicio de gastronomía y pernocte para quienes se animen a caminar por la cordillera contemplando sus increíbles paisajes.
Rafting. Al descender los ríos remando en las balsas de rafting, el turista se interna en interminables bosques y profundos valles en el corazón de la cordillera de los Andes. Si se busca una propuesta para toda la familia, la remada en el río Limay, con sus aguas tranquilas y cristalinas, sus remansos y corrientes suaves, es una opción ideal a pocos kilómetros de la ciudad. Otra de las opciones es navegar el río Manso, que permite apreciar toda la belleza y majestuosidad del bosque andino-patagónico. Una nueva opción: stand up rafting: hasta seis personas en una tabla gigante de stand up paddle, descendiendo el Rio Limay. Una experiencia única en el país para toda la familia.
Canopy. El canopy es una de las excursiones de turismo aventura más solicitada por los turistas ya que propone otra manera de descubrir la naturaleza en familia desde la copa de gigantescos árboles. Simple: volar sobre el bosque
Kite surf y Wind surf. El lago Nahuel Huapi es uno de los mejores sitios en la Argentina para la realización de kite surf, ya que el viento es uniforme casi todos los días y las playas permiten una práctica segura. Justamente por las buenas condiciones que presenta el sitio, Bariloche ya fue sede del Mundial de Kitesurf. Estas condiciones también la transforman en el destino ideal para la práctica de windsurf. Cada año se celebran competencias de la disciplina y las características de sus aguas y vientos la transforman en lugar ideal para este deporte.
Buceo. Bariloche no se agota en las montañas, lagos y bosques sino que además permite internarse en las profundidades de sus lagos para apreciar un mundo subacuático totalmente sorprendente. La experiencia de buceo se realiza en compañía de un instructor, quien además provee el equipamiento necesario en la inmersión.
Circuito cervecero. En los últimos años Bariloche sumó al atractivo gastronómico característico un circuito cervecero que reúne una quincena de fábricas de cerveza artesanal reconocidas a nivel mundial. Los patios cerveceros proponen degustar picadas de ahumados, pizzas y otras exquisiteces con una amplia variedad de cerveza tirada a bajos cotos. La mayoría cuenta con horarios especiales de happy hour.
Cerro Otto. Es uno de los paseos más clásicos de la ciudad: subir en teleférico hasta la cima del cerro y tomar el té en su confitería giratoria. Después de 12 minutos subiendo en las cabinas y a 1.405 metros sobre el nivel del mar, se arriba a una de las confiterías más reconocidas de la ciudad. A una velocidad cómoda y agradable, es posible ver el paisaje en 360º durante el tiempo que se tarda en comer una porción de torta y tomar un café. Durante el verano la excursión permite ver la ciudad con colores únicos de la temporada.
Cerro Catedral. Un verdadero parque de diversiones en la naturaleza. Actividades para niños y la familia, senderos auto guiados, medios de elevación, paradores gastronómicos, trekking, juegos, circuitos de mountain bike, eventos deportivos, y la posibilidad de optar por disfrutar las actividades individualmente o en conjunto con importantes beneficios. Imperdible, para conocer la otra cara del centro de esquí más grande de Sudamérica.
Visitar las playas. Las playas de Bariloche son una excelente opción para quienes buscan combatir el calor. Además, el municipio ofrece balnearios asistidos por guardavidas que durante todo el verano funcionan a la perfección. Algunas de las más reconocidas son, Playa Bonita, ubicada a 8 kilómetros y Playa Centenario.

El destino Bariloche en verano ofrece desde deportes de aventura, hasta de descanso y gastronomía. Todo se combina con una variada oferta hotelera que va desde cabañas y hosterías hasta hoteles de primer nivel.