Región:
América
Categoría:
Política

Maduro declara "estado de emergencia económica" por 60 días en Venezuela

De acuerdo con esos datos, la inflación anualizada para octubre de 2015 fue de un 141,5% mientras que la acumulada para los primeros nueve meses del mismo año era de 108,7%

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, decretó "estado de emergencia económica" por 60 días para atender la grave crisis del país, según fue publicado este viernes en Gaceta Oficial.

La medida que entra en vigor este mismo viernes se dio a conocer poco antes de que Maduro rinda su informe de gestión por primera vez ante la nueva Asamblea Nacional de mayoría opositora.

"Se declara el estado de emergencia económica en todo el territorio nacional de conformidad con la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y su ordenamiento jurídico, por un lapso de sesenta días (60)", dice el texto publicado en la gaceta, el órgano de información oficial del Estado venezolano.

El vicepresidente del área económica venezolano, Luis Salas, ofreció un mensaje en televisión para explicar el alcance de la medida que resumió en 9 puntos y llamó a tener "la mayor tranquilidad posible": "Son medidas para proteger al pueblo, no para ir contra el pueblo", apuntó.

Entre los puntos señalados por Salas, el ministro aseguró que se "requerirá a empresas del sector público y privado incrementar sus niveles de producción y el abastecimiento".

También aseguró que los ministerios del ámbito económico "podrán coordinar con el Banco Central de Venezuela para establecer límites de ingresos y egresos". Esto implicaría la aplicación de restricciones a las transacciones con moneda nacional, lo cual podría devenir en un "corralito" financiero.

Asimismo, apuntó que el gobiernmo "podrá dictar las medidas que considere convenientes para disponer de los recursos provenientes de las economías presupuestarias" y que se adoptarán todas las medidas necesarias para asegurar el acceso a la población de alimentos y medicinas.

Según el ministro, el decreto entrará en vigencia a partir de su publicación en la gaceta oficial, si bien se remitirá a la Asamblea Nacional para su aprobación "en los 8 días siguientes de su publicación" y a la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), controlado por el oficialismo.

El decreto le otorga facultades al gobierno para tomar las "medidas oportunas" para "mitigar los efectos de la inflación inducida, de la especulación del valor ficticio de la divisa, el sabotaje a los sistemas de distribución de bienes y servicios, así como contrarrestar las consecuencias de la guerra de los precios petroleros", dijo Salas.