Región:
Asia
Categoría:
Sociedad

Alerta máxima en Pekín debido a la contaminación ambiental

La alerta roja es el nivel más alto de los cuatro que tiene el sistema de la ciudad. Este nivel significa que se espera mucho esmog por más de 72 horas

Muchas escuelas y empresas cerraron en la capital de China, un día después de que la ciudad de Pekín emitiera la alerta más alta para la contaminación ambiental.

La alerta roja es el nivel más alto de los cuatro que tiene el sistema de la ciudad. Este nivel significa que se espera mucho esmog por más de 72 horas.

El martes, la densidad en el aire de las peligrosas partículas PM2,5 alcanzó los 200 microgramos por metro cúbico en muchas áreas.

Funcionarios en Pekín empezaron a restringir el acceso en vehículos a la ciudad, dependiendo de los números de las placas.

Se espera que continúen hasta el jueves las restricciones de tráfico y prohibiciones a empresas contaminantes.

Recomendaciones

Además, aunque no es obligatorio, el anuncio también recomienda a guarderías, escuelas e institutos que suspendan las clases durante estos días, unos centros educativos a los que hoy las autoridades ya habían obligado a cancelar todas sus actividades al aire libre debido a la espesa capa gris que cubría los cielos de la ciudad. A los adultos, incluso a aquellos que gozan de buena salud, se les ha pedido que eviten realizar ejercicio en el exterior y que utilicen el transporte público.

Las autoridades ambientales del país fueron objeto de duras críticas la semana pasada por no elevar de naranja a roja la alerta cuando la ciudad experimentó los mayores niveles de contaminación ambiental de este año durante cinco días, y muchos padres se quejaron de que deberían haber recomendado a sus hijos quedarse en casa y no ir a la escuela.

Ese puede ser uno de los motivos por los que quizás las autoridades han decidido hoy elevar a rojo el nivel de alerta. Si bien las cotas de contaminación alcanzadas este lunes eran importantes, lo cierto es que eran menos intensas que las padecidas la semana pasada. Esos días, la concentración de partículas nocivas PM 2,5 en la capital se disparó hasta los 666 microgramos por metro cúblico, 26 veces más del máximo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), mientras que hoy a media tarde los niveles registrados en las inmediaciones de la plaza de Tiananmen eran de 240 microgramos. La OMS recomienda una máxima de 25 microgramos por metro cúbico.

El Centro Nacional de Metereología ya advirtió el sábado de que el humo había vuelto a cubrir partes del norte y el centro de China, y que Pekín, Tianjin y Hebei se iban a ver afectados con fuerza desde ese día hasta el miércoles. Xue Jianjun, ingeniero del Centro Metereológico Nacional chino, explicó al diario China Daily que las causas de este nuevo episodio son las "emisiones industriales y un clima desfavorable", y pronosticó que la situación no mejorará hasta la llegada de un frente frío este jueves.