Región:
Mundo
Categoría:
Política

Obama: Destruiremos a ISIS y a cualquier otra organización que intente hacernos daño

"Si el Congreso cree, como yo, que estamos en guerra contra el terrorismo entonces hay que votar para que se motorice una fuerza militar contra ISIS", dijo Obama

El presidente Barack Obama dijo que el ataque en San Bernardino es parte de una "nueva fase" del terrorismo que su gobierno pretende abordar y derrotar, pero se negó a emprender "una larga y costosa guerra" para lograrlo.

"Este fue un acto de terrorismo diseñado para matar a personas inocentes", dijo Obama en un discurso a la nación desde la Oficina Oval de la Casa Blanca.

"Hasta ahora no hemos encontrado que los asesinos fueran dirigidos por una organización terrorista en el exterior", pero dijo que "la amenaza de terrorismo ha evolucionado hacia una nueva fase".

"Destruiremos a ISIS y a cualquier otra organización que intente hacernos daño", aseguró el presidente.

"Si el Congreso cree, como yo, que estamos en guerra contra el terrorismo entonces hay que votar para que se motorice una fuerza militar contra ISIS", dijo Obama.

Obama aseguró que fuerzas de EE.UU. seguirán buscando y desmantelando complots terroristas "en cualquier país donde sea necesario".

"Continuaremos dando entrenamiento y equipo a decenas de miles de fuerzas sirias e iraquíes" que luchan contra ISIS. "En ambos países, estamos desplegando fuerzas especiales que pueden acelerar esa ofensiva", dijo Obama. "Trabajaremos con nuestros aliados y amigos para detener las operaciones de ISIS, cortar su forma de financiamiento y evitar que recluten a más combatientes".

Defendió endurecer los controles a los ciudadanos de países aliados que pueden viajar sin visado -uno de los autores del tiroteo residía legalmente con un visado- y limitar las comunicaciones yihadistas en Internet.

También instó al Congreso a restringir las ventas de rifles, como ha pedido en los últimos años tras cada tiroteo masivo. “Tenemos que hacerles más difícil matar”, dijo. Syed Farook, de 28 años, y su esposa, Tashfeen Malik, de 27, usaron dos rifles y dos pistolas en su asalto en San Bernardino. Todas las armas fueron compradas legalmente.

Pero Obama marcó límites. En un reproche implícito a las propuestasde algunos candidatos republicanos a sucederle, defendió que no se puede caer en una cultura de miedo colectivo ni de estigmatización de la comunidad musulmana porque, adujo, eso iría en contra de los valores estadounidenses. "La libertad es más poderosa que el miedo", dijo a la vez que pidió a los líderes musulmanes en EE UU redoblar los esfuerzos para frenar la atracción extremista.