Región:
Argentina
Categoría:
Negocios

AySA cambiará válvula centenaria en Balvanera

La instalación que AySA renovará es una válvula esclusa de 900mm de diámetro y seis toneladas de peso, que desde principios del siglo XX forma parte del sistema de distribución de agua del llamado "Radio Antiguo" de Buenos Aires

El próximo sábado 28 de noviembre, dentro del Plan de Mantenimiento y Mejora que AySA lleva adelante en la Ciudad de Buenos Aires, se procederá a renovar una válvula esclusa de gran porte (900 mm de diámetro) en la esquina de Ayacucho y Viamonte. En su reemplazo, se colocará una válvula manual-motorizada de última generación.

Mientras se realicen estos trabajos, podría registrarse baja presión de agua en el horario de 7:00 a 23:00 en algunos sectores de los barrios de Recoleta, San Nicolás, Monserrat y Balvanera, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

En dicho lapso, el tránsito vehicular en la intersección de las calles Ayacucho y Viamonte se verá afectado en forma total. Luego de finalizados los trabajos, y por un lapso de 15 días, la afectación se reducirá a un solo carril, permitiendo la circulación normal de vehículos.

Estas tareas forman parte de un programa de obras que AySA ha encarado desde su creación, en 2006, para aportar mayor operatividad al sistema maestro de distribución de agua en su área de concesión.

AySA recuerda que ante cualquier duda, los usuarios pueden comunicarse al teléfono 0800-321-2482 durante las 24 horas.

Una Válvula con Historia

La instalación que AySA renovará es una válvula esclusa de 900mm de diámetro y seis toneladas de peso, que desde principios del siglo XX forma parte del sistema de distribución de agua del llamado "Radio Antiguo" de Buenos Aires.

Hacia fines del siglo XIX, la organización sanitaria de la Ciudad de Buenos Aires era precaria. Las trágicas epidemias de cólera y fiebre amarilla, que cobraron miles de víctimas, se convirtieron en el detonante para que, a fines de 1867, se dictara una ley especial que autorizaba el comienzo de las obras para mejorar las condiciones higiénicas de la Capital Federal.

El gobierno presidido por Bartolomé Mitre encomendó, entonces, la construcción del sistema de saneamiento de la ciudad (agua, cloacas y desagües pluviales). Aquel primitivo sistema se iniciaba en el Bajo de la Recoleta y consistía en dos caños de hierro fundido que se internaban 600 metros en el río para captar y transportar el agua que, luego de ser purificada, era enviada por máquinas de impulsión a la red de provisión de la ciudad.

Los trabajos se iniciaron en 1868 y el 4 de abril de 1869 se libró el servicio público de abastecimiento. De este modo, Buenos Aires se convertía en la primera ciudad de América con instalaciones de filtros para agua purificada. Las ciudades de Estados Unidos, por ejemplo, recién gozaron de este adelanto a partir de 1872.

Para cubrir las necesidades de una ciudad en crecimiento, a fines de 1870 y ya con Domingo F. Sarmiento ocupando la presidencia de la Nación, se resolvió ampliar la provisión de agua a razón de 182 litros diarios por persona, estimando que en 20 años la ciudad duplicaría su población. El 15 de mayo de 1874 quedó inaugurado el primer establecimiento potabilizador que tuvo la Ciudad de Buenos Aires: la planta purificadora Recoleta.

En 1905 el proyecto para el Radio Antiguo estaba concluido. Se habían terminado el establecimiento de Aguas Corrientes de Recoleta, el Palacio de las Aguas Corrientes, las redes de cañerías maestras y distribuidoras de agua potable, las cloacas externas de la mayor parte de los distritos, el sifón de la cloaca máxima bajo el Riachuelo y cinco de los grandes conductos de desagüe pluvial.

Cuando se proyectaron estas obras, Buenos Aires tenía 180.000 habitantes y se consideraba más que improbable que pudiese superar los 400.000 en menos de 40 años. Pero en 1905 este número se había duplicado holgadamente y en 1908 la población llegaba a 1.025.650 personas. Como consecuencia de ese crecimiento, se encaró un nuevo proyecto cuyas primeras obras se inauguraron oficialmente durante los festejos del Centenario en 1910. En el marco de ese gran plan de saneamiento, fue creada la empresa Obras Sanitarias de la Nación.