Región:
Mundo
Categoría:
Deportes

Murió Jonah Lomu y ahora crece la mayor leyenda de los All Blacks

Región:
Mundo
Categoría:
Deportes
Autor/es:
Por Gabriel Lugones
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

El ex wing de los All Blacks luchaba contra una enfermedad renal hace más de 10 años

Después de luchar más de 10 años contra una enfermedad renal, Jonah Lomu murió inesperadamente, luego de haber estado muy activo en el último Mundial de Inglaterra.

El ex wing de los All Blacks, Jonah Lomu, falleció hoy a los 40 años. El ex médico de la selección de rugby de Nueva Zelanda, John Mayhew confirmó que el jugador, quien se sometió a un trasplante de riñón en 2004, murió inesperadamente en Auckland.

"Jonah Lomu murió esta mañana (...) Fue algo totalmente inesperado, Jonah y su familia habían regresado de Reino Unido la noche pasada", declaró Mayhew al canal TV3, antes de estallar en lágrimas.

El gigante, de 40 años, fue una leyenda del rugby y uno de los mejores de la historia. Con los All Blacks jugó los Mundiales de 1995 y 1999, y todavía mantiene el récord de máximo anotador de tries en Copas con 15, que ahora comparte con el sudafricano Bryan Habana. Además, continúa como el que más marcó en una con ocho (1999), junto con Habana (2007) y Savea (2015).

Lomu anotó 37 tries para Nueva Zelanda en 63 tests. Su último partido fue el 23 de noviembre de 2002 contra Gales, y luego se le detectó una enfermedad -síndrome nefrótico- que lo alejó del rugby. Pese a un intento por volver al máximo nivel en 2005 y 2006, cuando firmó con North Harbour y después Cardiff Blues, nunca fue lo mismo tras su trasplante de riñón para un jugador que maravilló al mundo por su potencia y velocidad. Su última vez como jugador de rugby fue en 2009, en el Marseille Vitrols, de la tercera de Francia, y disputó algunos partidos.

Durante el Mundial de Nueva Zelanda 2011, Lomu ya había estado muy grave. Estuvo más de dos semanas internado en el Auckland Health Board. Luchó y volvió a vivir con normalidad. Fue clave para el ingreso del rugby a los Juegos Olímpicos, junto con Agustín Pichot.

En Inglaterra, apenas semanas atrás, estuvo presente con toda su alegría. Pero inesperadamente, a sus 40 años, murió, aunque dejó un recuerdo imborrable en el rugby.