Región:
Mundo
Categoría:
Política

Rusia intensifica bombardeos a ISIS al confirmar que la caida del avión en Egipto fue un atentado

El servicio secreto ruso confirmó que la aeronave cayó por una bomba de TNT que llevaba a bordo. Putín lanzó un masivo ataque en Siria y acusa a varios países de financiar a ISIS

El avión de pasajeros ruso siniestrado en Egipto fue derribado por el estallido de una bomba colocada a bordo, informó el director de los servicios secretos internos rusos (FSB) Alexander Bortinov, citado por varias agencias de noticias.
"Se puede decir sin ambigüedad que es un ataque terrorista", afirmó Bortnikov. Según el director del FSB, entre los restos del Airbus A321 y de los equipajes se encontraron restos de explosivos.

"Encontraremos a los culpables del ataque terrorista del Sinaí en cualquier lugar del mundo y los castigaremos", advirtió Putin.

"Las actividades de las Fuerzas Aéreas rusas en Siria no continuarán sin más, sino que se intensificarán", agregó el presidente ruso. "Deben reforzarse de forma que los criminales se den cuenta de que el castigo es inevitable", dijo.

Dura acusación en el seno del G20:

Los líderes del G20, las principales economías del planeta que suponen el 85% del PIB mundial, acordaron estrechar los lazos de cooperación y sentar las bases de una estrategia común para eliminar al Estado Islámico. Al menos eso es lo que reza la declaración oficial hecha pública a la clausura de la cumbre porque, como suele suceder en este tipo de citas internacionales, existen tensiones y puntos de fricción entre los países que pocas veces llegan a los titulares. Una de las excepciones a esta norma la protagonizó ayer Vladimir Putin en su explosiva rueda de prensa poco antes de volver a Moscú. Con la frialdad que caracteriza su estilo, se atrevió ayer a acusar a países presentes en la cumbre de financiar a Daesh el (Estado Islámico), poniendo voz a la gran verdad que nadie se atreve a pronunciar: «La financiación, como hemos sabido, proviene de 40 países, entre ellos varios países del G-20». La alusión a Arabia Saudí y a la anfitriona Turquía, que ha visto cómo pasaban por su territorio miles de combatientes extranjeros camino de la guerra santa en Siria, no pudo ser más directa e hiriente.