Región:
Asia
Categoría:
Economía

Taiwán: un paraiso de compras

Taipei, Taichung y Kaoxiong, las tres grandes ciudades de Taiwán, son un paraíso para los que salen a la calle de tiendas. La red de comercios es muy completa y satisface los hábitos de cualquier grupo de comprador

Los Grandes Almacenes SOGO Pacífico son uno de los líderes de ventas gracias a la alta calidad y variedad de sus productos. Destaca por los finos modales de su personal, su sistema de administración, y sus modernos y eficientes equipos, así como por el sistema de seguridad y comodidad para los visitantes.

El mercado de jade de Jianguo, situado bajo un puente de la autopista, que es el más grande del sureste asiático. Justo en frente, al otro lado de la carretera, el mercado de las flores expone gran cantidad de bonsáis, orquídeas y otras plantas exóticas. No obstante, los más jóvenes prefieren perderse en el entramado barrio de Xi Men Ding, una zona peatonal rodeada de tiendas de todo tipo. Los adolescentes lo adoran, ya que pareces estar en el Times Square neoyorquino o en el Picadilly londinense! Por la noche, las luces de neón de los paneles publicitarios iluminan las calles deslumbrantes. Los aficionados a las nuevas tecnologías deben acercarse al mercado electrónico de Kuong Kung, que se encuentra en el mercado cubierto de Guanghua, una auténtica cueva de Ali Babá!

Mercados Nocturnos:

No se puede volver de Taiwán sin haber recorrido los Mercados Nocturnos. Son pintorescos y atractivos para visitar, pero lo más importante es que son una muestra de la idiosincrasia taiwanesa y una forma divertida de conocer su cultura.

Partiendo de la gastronomía callejera hasta los productos de tecnología o simplemente ropa y calzado, los mercados nocturnos, ofrecen lo que uno puede necesitar, imaginar y un poco más.

El más famoso es el Mercado Nocturno de Shilin en Taipei, al que se puede llegar en Metro desde la estación de Jiantan.

No es un local cerrado a manera de un clásico shoping o una galería, sino que las mismas calles que durante el día no llamaban la atención se convierten con el crepúsculo en el lugar más visitado de la ciudad.

Los turistas y los habitantes locales, comparten por igual este lugar de esparcimiento único en el mundo.

En estos mercados nocturnos se puede encontrar de todo : Ropa, comida, pinturas, juguetes, videojuegos, antigüedades y masajistas.

Una característica de estos mercados es el aroma de los productos que cocinan en la calle, en especial el tofu. No hay palabras para explicar el olor que surge de las ollas con tofu, hay que vivirlo en carne propia para saber lo que se siente.

La recorrida la hago entre ropa, calzado, artesanías y otros productos, pero veo que los locales gastronómicos son los más visitados. Al frente las ollas con sopas de todo tipo, y en exposición tortillas de ostras, arroz, tofu y langostas.

Los postres son los preferidos de los jóvenes.

En muchos casos los productos tienen su precio en NT$, el dólar taiwanés, pero a veces solo queda tratar de hacerse entender con el vendedor que habla en chino. Ahí es cuando agradezco las horas dispuestas en mi infancia a jugar a dígalo con mímica.