Región:
Mundo
Categoría:
Política

Ban Ki-moon exige a israelíes y palestinos poner fin a la violencia

El Secretario General de la ONU instó a los 2 países a "no permitir que los extremistas utilicen la religión como combustible para avivar aún más las llamas del conflicto" y a sus líderes a reiniciar negociaciones de paz

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, exigió a israelíes y palestinos poner fin a la espiral de violencia en la zona, horas antes de llegar a Israel y Palestina para reunirse con sus máximos líderes. "Suficiente, es suficiente. Dejemos de hipotecar el futuro de ambos pueblos y de la región", dijo el secretario general en un mensaje de vídeo que fue grabado en Bratislava, donde participó en un acto conmemorativo del 70 aniversario de la ONU.

Ban, que hoy mismo se reunirá posiblemente con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y mañana lo hará con el presidente Mahmud Abás, en Ramala, se dirige en primer lugar a los palestinos para manifestarles su "consternación" por el hecho de "ver a jóvenes, niños, levantando un arma para matar".

"Entiendo vuestra frustración. Sé que vuestras esperanzas de paz han sido interrumpidas en incontables ocasiones. Estáis cansados por la continuación de la ocupación y la expansión de asentamientos. Muchos de vosotros estáis decepcionados con vuestros líderes y con nosotros, la comunidad internacional, por no haber podido poner fin a la ocupación", agrega.

"Pero dejadme ser claro, la violencia sólo minará las legítimas aspiraciones palestinas para alcanzar un estado", subrayó al pedir a la juventud que exija a sus líderes "una solución política" y se conviertan "en una voz pacífica por el cambio".

La visita del secretario general de la ONU coincide con una ofensiva diplomática en la comunidad internacional para frenar la espiral de violencia que comenzó el 1 de octubre.

En ella han muerto hasta ahora 43 palestinos, cerca de la mitad de ellos autores o supuestos autores de ataques consumados o frustrados y, el resto, en enfrentamientos con el Ejército israelí; ocho israelíes, un árabe israelí y un emigrante eritreo.