Región:
Europa
Categoría:
Política

Funcionarios de Europa dicen que los migrantes son imparables

Calculan que más de 600.000 migrantes llegaron a Europa por el Mediterráneo en 2015

La decisión húngara de cerrar la frontera con Croacia a los migrantes que tratan de llegar al oeste de Europa no detendrá el flujo de personas, afirmó el ministro croata del Interior.

"Nadie puede detener este flujo sin disparar", afirmó el ministro, Ranko Ostojic.

Ante el bloqueo húngaro, Croacia envía migrantes a Eslovenia en su lugar, señaló Ostojic, y sólo debería haber problemas si Austria o Alemania cierran sus fronteras.

La Organización Mundial de las Migraciones confirmó el número de 613.000 personas que llegaron a Europa a través del mar para pedir refugio; de ellas, más de 3100 murieron.

Eso supondría "un efecto dominó y muchos problemas para todos los países", señaló, añadiendo que "este sistema organizado de recibir a la gente es algo que ofrece una situación de seguridad mejor".

El ministro insistió en que Croacia intentara mantener a los migrantes en su territorio, "ellos encontrarían su forma" de marcharse.

Casi 190.000 personas han atravesado Croacia desde mediados de septiembre camino de Alemania y otros países ricos de la UE.

La agencia de refugiados de Naciones Unidas cree que Eslovenia tiene la capacidad de aceptar a unos 7.000 migrantes que lleguen al país en su camino hacia el oeste de Europa.

"Todo va bien" en la frontera de Eslovenia con Croacia, dijo el sábado la portavoz de ACNUR Caroline Van Buren, mientras llegaban los primeros grupos de migrantes a la pequeña nación alpina.

Las rutas de migración se han desviado hacia Eslovenia después de que Hungría cerrase a los migrantes su frontera con Croacia poco después de la medianoche del viernes. La mayoría de los que huyen de la guerra y la pobreza en Oriente Medio, África y Asia quieren llegar a naciones ricas de la UE como Alemania.

La canciller alemana, Angela Merkel, afirmó que no ofrecerá "falsas soluciones" a la crisis migrante, enfrentada ante la presión para que haga más por controlar la llegada de personas.

En declaraciones recogidas en la edición del sábado del diario Frankfurter Allgemeine Zeitung, Merkel dijo que Alemania puede controlar sus fronteras pero no cerrarlas por completo, ya que "eso no funcionaría ni siquiera con una cerca, como demuestra el ejemplo de Hungría".

Miles de recién llegados diarios han puesto a prueba la capacidad alemana de alojar refugiados y otros migrantes. Sin embargo, Merkel aseguró que no prometerá "falsas soluciones" porque no aguantarían siquiera dos semanas y crearían una mayor decepción al no resolver el problema.

"Trabajo con todo el poder a mi alcance para obtener soluciones sostenibles, y no dependen sólo de nosotros los alemanes y llevarán tiempo", añadió.