Región:
Mundo
Categoría:
Política

Sigue el escándalo por la supuesta carta de los cardenales al papa

La existencia de una carta dirigida al papa con la supuesta firma de 13 cardenales en la que se denuncia la metodología utilizada y un intento de manipular el resultado del Sínodo sobre la Familia creó malestar entre los participantes

El papa Francisco pidió este miércoles "perdón" en nombre de la Iglesia por los escándalos recientes que se produjeron en Roma y el Vaticano, al principio de su audiencia semanal en la plaza de San Pedro.

El Vaticano ha vivido varias controversias en los últimos tiempos, entre ellas el anuncio de la homosexualidad de un cura polaco y la filtración de una carta privada que envió un grupo de cardenales conservadores al Papa para protestar contra la metodología del actual sínodo sobre la familia.

"Quisiera, en nombre de la Iglesia, pedirles perdón por los escándalos recientes que tuvieron lugar en Roma y en el Vaticano. Les pido perdón", dijo Francisco.

"Es inevitable que se produzcan escándalos, pero ay de aquel por quien viene el escándalo", dijo, citando un pasaje de la Biblia.

La existencia de una carta dirigida al papa con la supuesta firma de 13 cardenales en la que se denuncia la metodología utilizada y un intento de manipular el resultado del Sínodo sobre la Familia creó malestar entre los participantes

Las dudas sobre si la carta era verdadera surgieron después de que varios cardenales desmintieran que hubieran firmado la misiva, pero la prensa italiana publica hoy declaraciones del cardenal George Pell que confirman la existencia de este documento enviado al papa sobre el sínodo, aunque él desmiente categóricamente el contenido publicado.

"Las firmas están equivocadas, pero sobre todo el contenido está equivocado. La mayor parte del contenido no corresponde. No sé por qué ha pasado esto y quién la ha filtrado así", explicó Pell, también prefecto de la nueva Secretaría de Economía, en declaraciones publicadas por el diario La Repubblica.

El misterio está servido y como en otro de los escándalos que en el pasado convulsionaron el Vaticano, Vatileaks, ahora los miembros de la Iglesia se preguntan quién filtró el documento al periodista, con qué objetivo y cuál era el verdadero contenido de la misiva.

Cuatro cardenales dijeron explícitamente que no firmaron nada: el arzobispo de Milán, Angelo Scola, y el arzobispo de París, Andrè Vingt-Trois; el relator general del sínodo, el húngaro Peter Erdo, y el penitenciario mayor, Mauro Piacenza.