Región:
Argentina
Categoría:
Deportes

El campeón de América volvió al triunfo

Región:
Argentina
Categoría:
Deportes
Autor/es:
Por Gabriel Lugones
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

River ganó, esta vez con goleada de 4 a 1, aunque con fútbol de a ratos y muchas dudas en el juego aéreo.

A los 8 minutos, Abel Masuero sacó un derechazo tras un mal despeje de Mercado y reventó el travesaño

Con el partido trabado en el medio, Javier Saviola lo destrabó con un exquisito centro y Lucas Alario demostró su calidad con una genial definición. El ex Colón la paró de pecho, metió un sombrerito de espaldas y definió con una volea al ángulo más cercano,

pese a estar marcado por dos defensores. a los 33, le atinó otra vez al travesaño con un cabezazo que encontró a la defensa desorientada.

¿River la pasaba mal? No parecía, porque en la primera que tuvo, apenas dos minutos después del susto, volvió a facturar. Alario, nuevamente, definió con una maniobra de artes marciales, pero ahora tras un rebote que dio Tauber ante un remate cruzado de Pisculichi.

Antes del final del primer tiempo llegaría el desahogo del local, que no merecía estar dos goles abajo.

Tras un tiro de esquina desde la derecha, Carrasco la peinó y Maidana la empujó en su propio arco, en medio de la ensalada de jugadores dentro del área de Barovero.

En el complemento, Chicago arrinconó a River en su arco y pudo llegar al empate, pero las buenas respuestas de Barovero y las malas definiciones no se lo permitieron.

A los 18, una mala salida del fondo del local provocó una contra comandada por Saviola y un nuevo golazo de Alario. Esta vez, enganchando para adentro y definiendo con clase al segundo palo del arquero Tauber.

A los 30, Sebastián Driussi encabezó una contra, tocó para Gonzalo Martínez y tras la devolución, definió por debajo del cuerpo del arquero.

Luego, con la cabeza ya descontrolada, Chicago se quedaría con un hombre menos A siete minutos del final, el capitán de Chicago, Lemos, fue expulsado por cometer una falta desmedida contra Solari

Para terminar por demoler a los locales, que siguen complicados en la pelea por mantener la categoría.

River, en tanto, volvió a sonreír y ya tiene puesta la cabeza en Boca.