Región:
América
Categoría:
Economía

Canadá entró en recesión por el desplome del petróleo

La economía entró oficialmente en recesión, luego de que el PIB del país descendiera 0,5% en el segundo trimestre, tras la caída de 0,8% en el primero, anunció el instituto de estadística del país (EC).

La economía canadiense se contrajo un 0,1% en el segundo trimestre, de acuerdo con la última lectura del indicador publicado para junio. El repunte del 0,5% que se registró ese mes no fue suficiente para compensar el negativo acumulado en abril y mayo. La contracción en los tres primeros meses del año fue del 0,2% para el quinto productor de petróleo del planeta. Está por ver cómo se refleja el último desplome en los datos que se publiquen de julio y agosto.

De hecho, el crecimiento en junio podría ser temporal porque se vio favorecido por el alza en el valor del crudo y otras materias primas. Ese mes el barril se cambiaba a 60 dólares. De ahí pasó a perder los 40 dólares hace una semana. En términos anualizados, la contracción fue del 0,5% entre abril y junio, mientras que la del primer trimestre se eleva al 0,8%. Este degradación podría forzar al Banco de Canadá a tocar de nuevo tipos la semana que viene.

El Fondo Monetario Internacional, en una nota publicada en febrero, ya anticipó que 2015 sería un año complicado para Canadá. Su economía tuvo un rendimiento por encima del potencial hasta finales del pasado ejercicio, gracias en gran medida a la recuperación en su vecino del sur y a la depreciación del dólar canadiense, que favoreció sus exportaciones. Pero el desplome en el precio del petróleo cambió la ecuación y redujo las inversiones en el sector.

La proyección que hizo después en julio es de una expansión del 1,5% este año, siete décimas menos de lo anticipado en abril. El sector de la energía es vital para la economía canadiense. La producción de petróleo y de gas natural representan un 10% de su producto interior bruto, una cuarta parte de sus exportaciones y una cuarta parte de las inversiones privadas. El impacto por el brusco abaratamiento del barril sería peor de no ser por el mercado que tiene en EE UU.

fuente. Telam