Región:
Europa
Categoría:
Turismo

Hola Estocolmo! Adios Escandinavia...

El equipo de ABC Mundial llegó a Estocolmo, la capital de Suecia, último destino en nuestro recorrido por la región europea de Escandinavia. Más de 100 museos, el casco histórico mejor conservado de Europa, bicicletas y música pop.

¿Se acuerda de Verdandi, Urd y Skuld? Sí, aquellas diosas escandinavas que conocimos en nuestro paso por Oslo, Noruega, encargadas de hilar los hilos del destino de cada uno de nosotros. Pues se salieron con la suya, la región nos cautivó y ahora nos cuesta comenzar la despedida. Llegamos a Estocolmo, la vívida capital de Suecia, el sol es agradable y la simplicidad en su sistema de transporte vuelve grato lanzarse a conocer esta capital de vanguardia. Independientemente de lo que uno venga a buscar hablamos de una ciudad de experiencias con miradores, excursiones, lugares Patrimonio de la Humanidad, más de 100 museos y, aún, le sobran actividades. El equipo de Panorama ABC para ABC Mundial se aventuró a las calles en dos ruedas, nada mejor para disfrutar de la vida sueca calmadamente caótica a su manera. El primer dato útil es que las tarjetas para utilizar servicio semipúblico de bicicletas se adquieren en los drugstore 7Eleven fáciles de ubicar en muchas esquinas ya sean céntricas o más alejadas, su valor es de 150 coronas danesas por persona y habilita a utilizarlas unidades por 72hs (hablamos de unos 22 dólares americanos).

Estocolmo tiene muchas atracciones famosas y únicas, desde las más clásicas como Skansen (el primer museo al aire libre del mundo, situado en la isla de Djurgánden, que recorre edificios históricos de distintas zonas de Suecia y la historia geográfica del país), el Museo Vasa y Gamla stan (el primero se trata del más popular dentro de los museos nórdicos con el único navío preservado del siglo XVII; el segundo uno de los centros medievales mejores conservados en el mundo) , hasta las últimas adiciones como Abba The Museum y Fotografiska (no vamos a adelantar nada del primero, del segundo mucho: se trata de unos de los espacios más grandes en el mundo dedicado a la fotografía moderna), sea como sea Estocolmo tiene más de cien atracciones para todos los gustos; repasamos algunas, las principales que no debe perderse.

El casco antiguo, o Gamla Stan, se destaca por sus estrechas calles que serpentean entre edificios de época medieval muy bien conservados. Tomar un café, almorzar o cenar en la plaza Stortorget lo trasladará a ese mundo de ensueño tejido por las tres Nornas, las diosas del destino que ya hicimos propias, tanto que no resulta raro naturalizar la expresión del sueco moderno "i vardande" que significa simplemente "en proceso" o "devenir, está por suceder". Si prefiere no ingresar al Palacio Real e invertir tiempo en mezclarse con el hábitat que recorre como un lugareño más, al menos dese un tiempo para presencias el pintoresco cambio de guardia en el exterior del palacio. Lo que sí no puede dejar pasar es el museo Vasa que atesora en su interior un navío del siglo XVII rescatado del fondo del mar y restaurado, pero que conserva 95% del barco original. En el Moderna Musset podrá disfrutar obras de Dalí, Matisse, Derkert y Picasso. Un recorrido entre las catorce islas conectadas por cincuenta y siete puentes puede ser tan buen plan para ver el sol caer como disfrutar de un helado descansando junto Strommen o Riddarfjaren, solo por nombrar algunas de las vías fluviales que abrazan Estocolmo. El remate: sí llegó hasta aquí no se puede ir de esta tierra vikinga sin pasar por el ABBA Museum. Recientemente inaugurado en la primavera de 2013 ya cuenta 1 millón y medio de visitas, números que sostienen en el tiempo la fama de este grupo pop consagrado 1972, mezcla de mito y marca registrada de Suecia que persiste intacto por fanáticos y curiosos en partes iguales. No se pierda conocer de cerca la peculiar historia que muestra la construcción un fenómeno, la posibilidad cantar sus éxitos y, porque no, convertirse en el quinto ABBA. Diversión asegurada comprobada por su equipo servidor.

Hemos recorrido juntos una región del mundo exquisita, calma e inquietante a la vez. Voraz, moderna y ocupada por preservar intacta su tradición y transmitirla de generación en generación abrazando el futuro con fuerza vikinga.