Región:
Europa
Categoría:
Economía

Bolsa de Atenas reabrió con pérdidas del 22%

Las operaciones bursátiles se han reanudado con limitaciones para los inversores locales, que no pueden financiar la compra de títulos con dinero de sus cuentas bancarias en Grecia, todavía sujetas al corralito en vigor

Las acciones de la bolsa de Atenas sufrieron el lunes enormes pérdidas de más del 22% al reabrir tras cinco semanas de cierre, en la primera oportunidad que tenían los inversionistas desde junio para reaccionar al último sobresalto en la crisis económica del país. Los mercados en el resto de Europa, sin embargo, prácticamente no se vieron afectados.

Los títulos bancarios fueron los más afectados, alcanzando o acercándose al límite diario de pérdidas del 30%.

La bolsa y los bancos griegos cerraron el 29 de junio, cuando se impusieron límites sobre las retiradas y transferencias de dinero para evitar un colapso del sistema bancario debido a una fuga de capitales.

Los bancos han reabierto después, aunque mantienen estrictos límites sobre las retiradas de dinero.

Se espera que Grecia vuelva a caer en recesión en 2015, poco después de salir de seis años de contracción, debido a los efectos de los controles de capital y a meses de incertidumbre sobre el futuro del país en el euro.

El sondeo mensual de confianza de consumidores y empresas cayó por quinto mes consecutivo en julio, a su nivel más bajo desde octubre de 2012.

"El desarrollo negativo es el resultado del brusco deterioro en las expectativas de negocio en todas las zonas, pero también un declive reciente y significativo en la confianza del consumidor", señaló la Fundación de Investigación Económica e Industrial, o IOBE, que realiza el sondeo del índice de confianza (ESI, por sus siglas en inglés).

Grecia está inmersa en intensas negociaciones con sus acreedores para negociar los términos de un gran paquete de rescate con vistas a un acuerdo en las próximas dos semanas.

El país necesita completas las conversaciones y conseguir más préstamos antes del 20 de agosto, cuando tiene que devolver más de 3.000 millones de euros al Banco Central Europeo.

El viceministro de Finanzas, Dimitris Mardas, declinó el lunes hacer comentarios sobre noticias de que Atenas podría buscar un préstamo a corto plazo para aguantar en caso de que se extiendan las negociaciones.