Región:
Asia
Categoría:
Economía

Luego del escándalo Toshiba busca reorganizar su Junta Directiva

Toshiba comunicó que Hisao Tanaka y dos expresidentes que ocupaban posiciones ejecutivas dimitieron de sus cargos luego de asumir la responsabilidad por las irregularidades contables en la empresa.

El gigante en tecnología y energía nuclear de Japón había exagerado los reportes de sus beneficios por un total de por Ud$1.220 millones. El escándalo resalta las dificultades que tiene Japón para mejorar las políticas de manejo empresarial y la prevalente cultura conformista en el seno de las compañías que no permite cuestionar a los jefes. Un panel independiente designado por la misma Toshiba encontró una conspiración para inflar las cifras de los ingresos durante varios años, y que dicha situación era de conocimiento de Tanaka y, al menos, otros ocho altos funcionarios. En el informe que la comisión entregó el lunes a la empresa también dio a conocer que se retardó la publicación de las pérdidas económicas que tenía el líder tecnológico. Las renuncias fueron confirmadas el martes durante una reunión urgente de directores, entre los que se encontraban Norio Sasaki, predecesor de Tanaka, quien también dimitió de su cargo como vicepresidente, y Atsutoshi Nishida, que ocupó la presidencia de Toshiba antes que Norio Sasaki, anunció a su vez su renunciaba como asesor de la empresa.
Hisao Tanaka asumió la presidencia de la compañía en 2013 luego de ocupar cargos ejecutivos en las divisiones de aprovisionamiento y de computadoras personales. Norio Sasaki fue presidente de Toshiba desde 2009 a 2013 y fungió así mismo como asesor de política fiscal y económica del Gobierno japonés, además de haber sido vicepresidente de Keidanren, la Federación Empresarial de Japón. Atsutoshi Nishida fue presidente de Toshiba entre 2005 y 2009. Fue una figura clave cuando la empresa adquirió al fabricante estadounidense de centrales nucleares, Westinghouse.

Los acusados se vieron envueltos de manera sistemática en las irregularidades descubiertas que iniciaron en 2008 coincidiendo con la crisis económica mundial y durante la que varios sectores de la amplia empresa, que incluyen chips informáticos y computadores personales, atravesaban dificultades financieras. Sus intereses en energía nuclear, uno de sus negocios centrales, tambalearon después del desastre de Fukushima, en 2011, que desató un temor público a los reactores nucleares y disminuyó la perspectiva de que se construyeran más.

Toshiba se está esforzando por formar una nueva junta de dirección después de la dimisión de sus directivos por su participación en este escándalo destapado por el informe de una comisión independiente, una de las tareas de la próxima junta directiva será cambiar la filosofía corporativa de Toshiba.